El 16 de julio del 2012 la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos de Norteamérica (FDA por sus siglas en inglés) autorizó la utilización del medicamento denominado Truvada para prevenir el contagio del VIH en personas sanas con conductas sexuales de riesgo, hace de éste el primer fármaco autorizado para tal objetivo (1).

 

El Truvada es un medicamento que está constituido por

dos antirretrovirales distintos, el tenofovir y la emtricitabina;

ambos compuestos poseen la capacidad de impedir la replicación

inicial del virus en el interior celular mediante la inhibición de la

actividad de la enzima transcriptasa reversa viral.Se supone que el

uso preventivo (PrEP por las siglas de la frase inglesa “Preexposure

prophylaxis”) requiere que quien lo tome lo haga DIARIO Y EN FORMA

PERMANENTE, pero las bases para autorizar el uso del mismo

son bastante discutibles, porque a la vez que se insiste en

que debe ir acompañado de sexo seguro (uso de condón) se recomienda para personas que tienen altos riesgos sexuales (2).

 

Hasta el día de hoy el condón, un plástico antiguo y económico BIEN USADO ES SUMAMENTE EFECTIVO.

 

Los riesgos han surgido precisamente cuando no se utiliza o se utiliza mal, pero un condón tiene un costo que va desde la gratuidad hasta los $13.00 los más exóticos, comparado con el costo de $8, 300.00 de un frasco de Truvada con 30 comprimidos ($277.00/tableta).

 

Resulta bastante difícil de entender como una persona que se somete a riesgos sexuales

-y que por tanto presenta una conducta sexual, hacia sí mismo y hacía los demás que deja mucho que desear- puede ser capaz de tomar diariamente – sin olvidar ni un solo día

– una tableta de alto costo, y además, como recomiendan los CDC y demás órganos mundiales, utilizar el sexo seguro, entonces ¿en dónde estaría su supuesta “conducta de riesgo”? ¡Si es capaz de todo ello! Y si acaso no es capaz de hacerlo entonces, ¿con qué seguridad tomará diariamente una tableta de Truvada? Si no la requiere para hacer frente a ninguna enfermedad. ¿Hasta que punto el truvada tomado irregularmente le librará realmente de la exposición al VIH?.

 

Su toma irregular le acarreará problemas sólo a él como individuo o a los que se expongan también a sus fluidos? ¿Y si está infectado y no lo sabe? ¿El VIH responderá a esas dosis irregulares e insuficientes?

 

Cuando una persona utiliza un preventivo para exponerse a una relación sexual supongamos un hombre con otro hombre lo puede hacer porque:- Oculte su estado de infección VIH y no desee que nadie se entere o sospeche que pueda estar infectado, o bien porque- No tenga VIH pero se exponga a personas desconocidas sobre las cuales ignora su estado de salud pero a la vez no desea utilizar el condón aún cuando no hacerlo represente un alto riesgo.

 

Difícilmente una persona que es cuidadosa con su salud o que ha aprendido la lección después de sufrir el diagnóstico del VIH puede exponerse deliberadamente a una serie de riesgos sexuales por el simple hecho de intensificar “las sensaciones” del momento, pudiendo practicar una serie de actos relacionados con SEXO SEGURO que le pueden brindar gran placer. Parecería, y los últimos reportes parecen comprobarlo, que quienes toman la “pastilla para evitar los riesgos de la exposición sexual” son personas en sí mismas con varios riesgos los cuales difícilmente pueden ser eliminados con una pastilla. (alcoholismo, drogadicción, promiscuidad ).

 

 

EL TRUVADA EN SITUACIONES EXCEPCIONALES Y DE RUTINA:

 

Es posible que el Truvada pueda ser efectivo en situaciones excepcionales de prevención y/o riesgo sexual, pero utilizarlo como una rutina puede traer una serie de consecuencias muy importantes:En primer lugar porque la persona que lo emplea de esa manera lo que parecería tener menos en cuenta sería su salud y su seguridad, ya que está dispuesta a exponerse sexualmente a fluidos que pueden considerarse riesgosos, por lo tanto, lo más probable es que desconozca realmente si está o no infectada.

 

En muchas ocasiones las personas se ven bien , se sienten bien y por ello concluyen que están bien…¡! con lo cual siguen adelante sin detenerse más a pensar en sus riesgos… cuando de la noche a la mañana algún problema de salud se presenta, los estudios deben realizarse y entonces la sorpresa del VIH puede llegar.

 

Si quien toma el Truvada como preventivo habitual está ya infectado sin saberlo, facilitará que el antiviral actúe más que como preventivo como terapéutico pero a dosis

insuficientes, favoreciendo resistencias a corto plazo.

 

El Truvada incluye un antiviral denominado Tenofovir, el cual tiene como contraindicación emplearse en pacientes con problemas renales o de hipertensión arterial de origen renal porque puede agravarlos.

 

Una persona que sistemáticamente toma el Truvada como preventivo puede de alguna manera favorecer cierto daño renal por efecto del Tenofovir y de no mencionar esta toma podría ser difícil identificar el por qué de alguna patología surgida.

 

Una población mundial infectada con VIH y sujeta a un tratamiento inicial con Truvada enfrenta, por lo menos en teoría, un alto riesgo si las cepas con las que se infecta por primera vez ya son resistentes al medicamento que se le está prescribiendo, debido a que provienen de un grupo de personas que las generaron como consecuencia del mal uso del Truvada durante el tratamiento profiláctico.

 

Consideremos que el uso del Truvada a nivel poblacional como preventivo durante las relaciones sexuales riesgosas podría llegar a ser de cientos de miles o millones de personas y que ello puede generar, poblacionalmente hablando, una mayor presencia e intercambio de cepas con grados diversos de resistencias

 

El efecto a largo plazo para quienes TERAPEUTICAMENTE REQUERIRAN ESTE ANTIRETROVIRAL EN UN FUTURO no parece haber sido considerado en cuanto sus consecuencias a largo plazo, máxime si consideramos que el Truvada es terapéuticamente un excelente antiviral, que ha permitido salvar muchas vidas y que no sabemos hasta qué punto con este uso irregular y del todo inapropiado podrá continuar haciéndolo.

 

Preventivamente no pareciera que soluciones como ésta sean las más acertadas, dado que las conductas de los seres humanos son complejas y sus muy diversas consecuencias no pueden reducirse, en el fondo, por el uso de un plástico, por muy efectivo que sea, ni de una pastilla, por cara que resulte; las verdaderas soluciones con un carácter integral requieren de un contexto social diferente en donde el ser humano no se deshumanice ni desquicie sino, por el contrario, que encuentre día con día un camino que le permita ser más consciente de sí mismo.

 

Referencias.

 

1. FDA. FDA approves first drug for reducing the risk of sexually acquired HIV infection.

 

2. Smith, D.K. et al. Interim Guidance for Clinicians Considering the Use of Preexposure Prophylaxis for the Prevention of HIV Infection in Heterosexually Active Adults. Morbidity and Mortality Weekly Report 61(31): 586-589. August 10, 2012.

 

Los Derechos de las Imagenes corresponden a sus respectivos Autores. Se utilizan aquí con fines de difusión cultural.

AVISO DE PRIVACIDAD

 

Atendiendo  lo establecido en la Ley de Protección de Datos Personales  la Asociación  PROFIN VIH  A.C. hace del conocimiento de sus lectores que todos los datos publicados en esta página Web en ningún momento afectan la privacidad  de ninguna persona en contacto con la Asociación  PROFIN VIH, dado que únicamente se publican las conclusiones emanadas de las investigaciones, estudios y análisis surgidos a nivel poblacional o colectivo  para beneficio de otras muchas personas . Cualquier cita de algún caso se realiza tomando en cuenta solo los datos sobresalientes, sin personalizar y con el único fin de que, empleando datos reales, se llegue a conclusiones generales. En PROFIN VIH A.C. Los datos de cada persona son estrictamente confidenciales y nadie ajeno a PROFIN VIH  - a reserva que el propio titular lo autorice por escrito y con base  en la normatividad establecida por el IFAI  -  tiene posibilidad de consultar ningún documento relacionado con la salud o cualquier patología de la persona atendida. 

 Se publica este aviso de acuerdo a lo establecido por el IFAI en lo referente a “Aviso de Privacidad” para cualquier empresa, institución o publicación. 2018.

 

Teléfonos 55 55276205 / 55 53993671   email: profinvih@prodigy.net.mx