VIH/SIDA...

LA INFECCIÓN OCULTA QUE INVADE A LAS FAMILIAS : HOY UN HIJO, AYER UN TÍO, MAÑANA... OTRO MIEMBRO DE LA FAMILIA.

Dra. Ma. de la Paz Mireles Vieyra: profinvih@prodigy.net.mx

PROFIN VIH A.C. 

PESAR DE LOS AVANCES MÉDICOS EXISTENTES EN EL DIAGNÓSTICO Y EL TRATAMIENTO, LA INFECCIÓN VIH SIGUE PRESENTÁNDOSE DÍA CON DÍA EN TODO EL PAÍS, afectando fundamentalmente a hombres jóvenes menores de 25 años, pero también a personas de todas las edades y cada día a más mujeres, las cuales desafortunádamente son casi siempre diagnosticadas en forma tardía.

El daño sigue dándose en quienes tienen la preferencia homosexual, pero, en la actualidad, los hombres bisexuales resultan tan afectados como los primeros.

El hombre bisexual, es decir, aquel que sostiene relaciones sexuales con mujeres (generalmente por conveniencia social) y con hombres (en secreto, la mayor parte de las veces), puede estar unido en forma permanente a una mujer, sea por casamiento o por unión libre , teniendo o no hijos en número variable, sin embargo, en algún momento de su vida, puede verse afectado cuando decide expresar su sentir verdadero (casi siempre reprimido durante años) y establecer relaciones amorosas o meramente sexuales con un hombre.

De acuerdo a nuestra experiencia y a una serie de datos recabados, este sentir puede haber permanecido escondido durante largo tiempo, ya sea por cuestiones sociales, religiosas o culturales, pero la época actual favorece que multitud de tentaciones sean más fácilmente realizables, en ocasiones mediante el acceso a pornografía o bien, porque la oferta de sexo se ha facilitado mucho, principalmente en zonas urbanas, tanto en las calles como en los bares, los clubs sociales, los deportivos, etc.

Sin embargo este tipo de conductas han existido desde hace miles de años, lo que varia, es su forma de expresión y represión, tanto individual como socialmente; por ello, a pesar de los años o de la ubicación geográfica, clase social, estado económico o cultura, podemos afirmar que, desde siempre, estas conductas han tenido mucho que ver con la relación emocional del niño (hombre) con su padre, y de la niña (mujer) con su madre.

Existen una serie de situaciones que permiten detectar la influencia de los padres sobre el crecimiento de los niños, así como el daño emocional, psicológico y orgánico que eventos negativos producen. Y ello puede comprobarse en todas las épocas de la historia, dado que los varones generalmente viven y se desenvuelve esencialmente fuera del hogar y acostumbran dedicar mucho de su tiempo a actividades diferentes a las de la familia nuclear. En múltiples ocasiones, esto lleva a que dejen en el abandono, o bien en  el desinterés, olvido, o tal vez en un segundo o tercer plano a sus hijos, a los cuales    - como mucha población sabe y practica- es la mujer la que acaba cuidándolos y procurándoles diverso grado de bienestar.

Con ello se justifica socialmente que se reconozca básicamente al hombre a nivel mundial como un proveedor económico, con lo cual él mismo y la sociedad en general, consideran que su rol familiar está cumplido; además, su papel de padre se ejerce habitualmente sobre los hijos de una manera dura, muchas veces violenta y agresiva o bien indiferente, como si en el hijo encontrara un rival joven, cuasi enemigo y en las hijas una mujer a la cual puede "utilizar sexualmente", y no a seres a los cuales debería proteger y amar.

Este tipo de figura paterna, las más de las veces ausente, maltratadora , castrante , violenta, injusta y rechazante, ha generado históricamente conflictos emocionales en los niños varones de todas las épocas y lugares y, ello ha contribuido fuertemente, a la conducta homo/bisexual de los mismos, porque esta carencia paterna en la edad infantil deja huecos emocionales y psicológicos que, con el tiempo, son llenados con otras figuras masculinas que compensan la carencia del afecto deseado y el cual en su raíz, carece de elementos sexuales, sin embargo, el encuentro con hombres que a su vez han experimentado encuentros sexuales  diversos de acuerdo a su medio ambiente y circunstancias, generará en el niño o adolescente experiencias sexuales y afectivas  que  chocarán con la necesidad primaria de afecto para, poco a poco, junto con los cambios hormonales propios de la adolescencia y juventud tornar esa necesidad emocional en algo erótico que generalmente induce a la persona a la búsqueda de un placer que, contrario a lo esperado, la mayoría de las veces no genera la satisfacción que la necesidad afectiva reclama.

 

La mujer experimenta una situación diferente porque su papel como cuidadora y reproductora, la ancla al hogar y ello brinda una estabilidad necesaria a los hijos e hijas; sin embargo, esta situación también genera en esa mujer frustraciones diversas que, cuando se unen a violencia intrafamiliar, pueden generar en ella conductas altamente dañinas para los hijos, porque muchas veces es en ellos en quienes descarga su ira o enojo, agrediendo a aquellos que por su tamaño y condiciones, considera puede golpear o agredir sin sufrir el tipo de consecuencias que a ella le ocasionó la violencia masculina representada por la pareja y la cual reproduce muchas veces la subestimación, la violencia y/o abuso paterno.

Pero además, toda la devaluación que como mujer acumula durante su vida como hija, hermana y esposa, la descarga muchas veces sobre sus propias hijas agrediéndolas o ignorándolas como se hizo con ella, nulificándolas en su papel de seres pensantes y contribuyendo a ubicarlas en una posición de obediencia ciega, sumisión y devaluación, lo que daña profundamente a las hijas, máxime cuando existe un contraste intenso en el trato hacia hombres y mujeres dentro de la propia familia, o bien cuando la madre devalúa persistente y sistemáticamente a la hija en toda ocasión posible.

En los últimos años, este papel de la mujer parecería haber cambiado debido al ingreso de la mujer al mercado laboral, pero en realidad ello parece no haber mejorado el papel materno, al contrario, en la actualidad las mujeres -laboralmente activas o no- hacen cada vez, más uso y abuso del alcohol, de las drogas y del tabaco, ocupando los primeros lugares en ello; en contraste, su nivel de preparación académica o intelectual no contribuye de manera importante a evitar la obsesión ( casi siempre inducida por los medios de difusión ) por el mundo del consumo y/o del sexo, ya que se ejercen estas actividades intentando compensar muchas veces las múltiples frustraciones generadas desde niñas, sin embargo, lo único que se obtiene con ello es un deterioro moral e intelectual mayor, lo cual a veces deteriora todavía más el papel materno, de tal manera que al día de hoy los hogares ya no sólo carecen de la figura paterna, históricamente ausente, sino además de la materna, la cual cada día parece alejarse más del hogar , sea por el trabajo, las relaciones sexuales o las adicciones.

Estas situaciones que aquí se resumen de manera sintética, resultan altamente complejas y habitualmente están presentes en cada caso de homo/bisexualidad - en especial la masculina, que es con mucho, la que se presenta con mayor frecuencia.-

Por lo anterior y, contrario a lo que la mayoría puede pensar, muchas veces el hombre o la mujer homo/bisexual no persiguen un objetivo erótico por sí mismo, sino mas bien emocional; de tal manera que el hombre que establece relaciones con otros hombres en muchas ocasiones lo hace por una necesidad imperiosa de afecto y de búsqueda de aceptación; en otros momentos, su relación amorosa con otro hombre puede ser más profunda y estrecha que con una mujer, sucediendo lo mismo en el caso de la homosexualidad femenina; es decir, la relación con personas del propio sexo parecería tener más que un componente netamente erótico uno más bien, de necesidad afectiva y por ello mismo con raíces más profundas y complejas.

El alcohol, en particular, sigue representando, como antaño, el facilitador número uno de este tipo de relaciones, que se mantienen reprimidas hasta que se inicia su consumo, debido al componente familiar y personal que despierta sentimientos de devaluación y culpa, por ello la mayor parte de las veces después de una ingesta abundante de alcohol con o sin mezcla de drogas, la persona decide atreverse a experimentar aquello, que ha reprimido largo tiempo.

En la actualidad no se ha demostrado ningún componente genético que permita afirmar fehacientemente que una persona ha nacido como homo o bisexual, es decir, hasta el día de hoy la información científica que poseemos nos obliga a afirmar que las conductas homo y bisexual NO están determinadas genéticamente. Por ello, de ninguna manera se puede asegurar en una sala de recién nacidos, (por ejemplo), quien será o no heterosexual en su vida adulta, debido a qué, al no tratarse de algo con origen orgánico o genético,  no existe ningún tipo de examen médico capaz de predecirlo.

Sabemos, por el contrario, que el entorno social y familiar que el niño o la niña tengan durante su desarrollo infantil, resultará determinante en el establecimiento de estas y otras CONDUCTAS, y desde luego, ninguna de ellas FORMA PARTE OBLIGADA DEL FUTURO DE ESOS PEQUEÑOS QUE MÁS TARDE, YA ADULTOS, SERAN ETIQUETADOS COMO HOMO O BISEXUALES, sin importar que todos ellos sean inocentes de tal decisión de vida, puesto que es precisamente el ambiente familiar o social que a cada uno le toque, el que determinará su exposición o no a riesgos diversos y múltiples, durante su crecimiento, los cuales impedirán que su identificación sexual, emocional y psicológica se de en forma adecuada y armónica a su estructura biológica.

Por ello mismo, resulta sorprendente que aun hoy en pleno siglo XXI los padres consideren frente a un hijo o hija con preferencia homo - bisexual que ellos están ajenos a esa situación o "mal comportamiento" de sus vástagos, lavándose las manos como cualquier Pilatos , cuando en realidad ambas figuras tienen mucho que ver en ese resultado final y si bien, no se pretende identificar culpables, si se requiere visualizar causas y procesos, porque solo así puede DARSE UNA VERDADERA PREVENCION ante conductas que dañan desarrollos.

Día con día la epidemia de VIH, nos pone de frente ante estas realidades que solo quienes no quieren verlas, pueden negarlas. De tal manera que detrás de un hombre joven afectado identificamos en la mayoría de los casos, riesgos diversos de tipo sexual y conductual en la familia de la cual proceden, los cuales de ninguna manera se iniciaron en el presente sino casi siempre comprometen a generaciones previas, encontrando en muchos casos, abuelos y/o abuelas alcohólicos, maltratadores, intensamente violentos, o bien ausentes, generando un contexto en donde pueden identificarse otras figuras familiares con problemas, casi siempre incluidos los padres del o la joven afectada . Posiblemente ello es lo que explica porque muchas veces en una familia donde un joven homosexual crece, el mismo refiere que otros hermanos, incluyendo mujeres, también presentan una conducta homosexual, o bien se obtiene el dato de primos y tíos que enfermaron previamente y murieron de VIH/SIDA y, como sucede en la actualidad y cada vez con mayor frecuencia, de padres y aún abuelos con este problema.

Pensar que ello es resultado del azar es acogerse a un pensamiento poco riguroso, simplista y casi infantil para analizar un problema muchísimo mas complejo y desde luego muy preocupante, porque tener un caso de infección VIH en una familia es ya una situación que puede preocupar , pero tener dos o tres casos en familiares cercanos nos debería obligar a considerar que se trata de situaciones relacionadas precisamente con el núcleo familiar-social y no simplemente de un problema personal, sino generacional, y mundial, en donde los sistemas político sociales imperantes tienen mucho que ver, en patrones de alcoholismo, drogadicción, machismo y descomposición moral para hijos e hijas, en donde la explicación parece incluir en todas las épocas de la historia no solo a la familia sino a los órganos religiosos y de poder del Estado, los cuales favorecen de diversas maneras conductas lesivas al crecimiento y desarrollo del ser humano, no solo ejerciendo su control ideológico, sino además reproduciendo las mismas o favoreciendo su difusión, debido a que en el fondo, ello genera para ese mismo Estado o Gobierno local, estatal, nacional o regional un mayor control y poder económico, al favorecer dependencias al alcohol, la droga, el sexo, etc., las cuales tornan a los habitantes manipulables y dependientes, sin ejercer amplia y contundentemente su derecho a pensar, decidir y protestar, aunado desde luego al capital que ello genera mediante la comercialización del ser humano y su explotación sea por vía evidente o solapada. 

Hoy como ayer, dicha explotación del ser humano, sea física, emocional, sexual, laboral, cultural o ideológica, es lo que favorece a nivel mundial el ejercicio de un poder ambicioso, inhumano y cada vez mas comercializado.

La prevención del VIH conlleva este todo y mientras ello no se contemple, la infección seguirá incrementándose y afectando desde luego a los más desfavorecidos y desprotegidos a nivel regional y mundial.

AVISO DE PRIVACIDAD

 

Atendiendo  lo establecido en la Ley de Protección de Datos Personales  la Asociación  PROFIN VIH  A.C. hace del conocimiento de sus lectores que todos los datos publicados en esta página Web en ningún momento afectan la privacidad  de ninguna persona en contacto con la Asociación  PROFIN VIH, dado que únicamente se publican las conclusiones emanadas de las investigaciones, estudios y análisis surgidos a nivel poblacional o colectivo  para beneficio de otras muchas personas . Cualquier cita de algún caso se realiza tomando en cuenta solo los datos sobresalientes, sin personalizar y con el único fin de que, empleando datos reales, se llegue a conclusiones generales. En PROFIN VIH A.C. Los datos de cada persona son estrictamente confidenciales y nadie ajeno a PROFIN VIH  - a reserva que el propio titular lo autorice por escrito y con base  en la normatividad establecida por el IFAI  -  tiene posibilidad de consultar ningún documento relacionado con la salud o cualquier patología de la persona atendida. 

 Se publica este aviso de acuerdo a lo establecido por el IFAI en lo referente a “Aviso de Privacidad” para cualquier empresa, institución o publicación. 2018.

 

Teléfonos 55 55276205 / 55 53993671   email: profinvih@prodigy.net.mx