Dentro de los sacerdotes, no sólo hay pederastas, sino también, de pequeños, un número no preciso fueron víctimas de ABUSO SEXUAL.

Historia Socio-Económica de un abuso anunciado.

Dra Ma de la Paz Mireles Vieyra

Inv. BM. Raul Martín Cruz M.

Cada día, en más partes del mundo surgen informaciones relacionadas con abuso sexual por parte de curas pederastas , no sólo de una religión en especial, sino al parecer, se trata de un problema extendido a varias religiones y, tal vez, poco conocido en relación a alguna, por el encubrimiento que la religión pueda hacer en cada caso particular.

Cuando algunos de los que hemos estudiado el problema del abuso sexual y de sus repercusiones orgánicas y psicológicas en una persona, tenemos información sobre el abuso sexual cometido por curas, es obligado preguntarnos : ¿qué llevó a esta persona a ser pederasta ? dado que, resulta obvio: "nadie nace pederasta", por lo tanto ¿qué circunstancias debieron darse, alrededor de esta persona para que finalmente hiciera del sexo una obsesión, con una vía inesperada de relación?.

Para respondernos la pregunta no basta con analizar los casos actuales, debemos remontarnos a los orígenes mismos del sacerdocio para entender, qué sucesos pudieron acontecer para que, finalmente, se diera  la aparente "fabricación " de pederastas, en particular, dentro de un grupo de personas. 

La revisión resulta larga y compleja pero, dentro de ella, podemos destacar una serie de elementos que pudieran llegar a explicar partes del problema.

Desde la antigüedad, los hospicios o monasterios -como se les llamaba- albergaban a niños que, fuera por la orfandad (muchas veces a causa de guerras), la pobreza u otros motivos, quedaban abandonados sin protección familiar; o bien cuyos padres, por diversas razones, decidían destinarlos a la vida religiosa, usualmente, por tener un número casi siempre elevado de hijos, lo cual dificultaba fuertemente la manutención de los mismos , máxime cuando durante la revolución industrial en los siglos XVII y XVIII la pobreza invadió las ciudades europeas, por la concentración de campesinos qué, ante la dificultad para ganarse la vida en los feudos, (presididos por la realeza), emigraban, cada día en mayor número, a ciudades en donde el telar, como medio de producción inicial que substituyó la mano de obra campesina, conquistaba cada vez más comercio, requiriendo manos y pies que trabajaran horas y horas, lo cual no sólo aumentaba la pobreza de los inmigrantes sino las enfermedades a las que se exponían adultos y niños, minando todo ello la salud familiar y sus condiciones de vida.

En América, una situación semejante se daba en esos siglos pero no ligada a los telares, sino a movimientos revolucionarios que daban inestabilidad a las colonias y favorecían una sociedad clasista, en donde los conquistadores y sus hijos obtenían las mayores ganancias, y los naturales y criollos, sufrían diversas penalidades.

Todo ello provocó que la religión, el dogma ligado permanentemente al poder y las riquezas, incorporara a muchos niños vulnerables e indefensos que, sin tener mayores opciones, ingresaban a los monasterios y, en varios de ellos, el trato que recibían era poco menos que de esclavos o explotados.

La religión siempre ha incorporado,  - en todas las épocas  - por un lado, a personas pobres, o en circunstancias de vida precarias, ante las cuales el estudio o la mejoría general de la misma dependía muchas veces de entrar a un seminario, dado que otras opciones les eran negadas o bien , por otro lado, ingresaban hijos procedentes de familias pudientes que, muchas veces, quedaban sin la figura paterna la cual, por diversos motivos (sea por ausencia o por decisión del mismo padre), favorecía la entrada del hijo o hija a congregaciones religiosas que podrían darle poder ; o bien, ante situaciones de orfandad, con algún hijo varón que muchas veces era ofrendado al servicio religioso como parte de un desmesurado fervor religioso, o bien como parte de un intercambio de favores económicos y de poder o, en otras ocasiones, como refugio ante un padre exigente que sometía, más frecuentemente a la hija, "a un encierro obligado y beatificador ".

Lo anterior, desde la antigüedad y bajo diversas formas o explicaciones, ha favorecido en buena parte del mundo que regimientos de niños, por un lado en cuanto el sacerdocio y de niñas por otro en relación al monacato*, ingresaran a recintos religiosos a temprana edad, sin solicitarlo y suspirando no sólo por la libertad, sino más aún, por la carencia de la ternura y de la protección familiar esperada.

Situaciones así favorecen en muchos menores de edad una conducta que, en principio, podría decirse no tiene nada relacionado con el sexo, pero sí mucho, con la necesidad de afectos y protección por parte de adultos masculinos, y ello, en incontables veces, debió favorecer en medio de un ambiente casi siempre rígido y solitario, que las expresiones de cariño entre adultos y menores, poco a poco terminaran en encuentros con elementos sexuales lo cual, finalmente, contamina cualquier relación, con el agravante de que la misma se da entre menores de edad y adultos, en ambientes en donde se fomenta la imagen de pecado y represión de las emociones, como parte de una dogmatización que muchas veces favorece la enajenación.

 

Todo ello, desde antaño, seguramente ha influenciado para que el sacerdocio (con su ideología intrínseca de pecado, sometimiento, obediencia extrema, etc.) influyera en un buen número de quienes, privados tempranamente del afecto legitimo familiar (en especial masculino ), debieron, a veces por obediencia, o bien por deseo de acercamiento emocional o, en otras ocasiones, como parte del despertar de la adolescencia en una ambiente de prohibiciones rigurosas y reclusión, someter sus deseos sexuales a la expiación, el ocultamiento y la penitencia, muchas veces sin lograrlo, para terminar desembocando en una sexualidad reprimida -pero no por ello suspendida- que finalmente ha terminado por dar lugar a episodios en esos ambientes, como la homosexualidad oculta, la pederastia, y otras conductas relacionadas con el ámbito sexual.

Al igual que los sacerdotes, las monjas obedecen desde la antigüedad a otro grave panorama socioeconómico que explica -y seguramente con mayor dureza, debido a la explotación inveterada hacia la mujer-, el origen de las mismas en cuanto su sometimiento religioso, muchas veces por ser niñas abandonadas, regaladas por sus familiares, o bien ofrecidas para pagar culpas familiares a través del servicio de una hija dentro de la religión; en otras ocasiones, al ser parte de una familia rígida y prejuiciosa qué, al llegar la mujer a una determinada edad y no contraer matrimonio preferían -sobre todo en el pasado-, elegirle al camino religioso para "apartarla del mal" que, según sus cercanos, ofrece el mundo; o por último, como castigo que algunos padres ejercían a la persona que " no es obediente ".

El caso es que, algunas mujeres han sido religiosamente explotadas, sometidas, sojuzgadas y muchas veces - aparentemente por su voluntad-, terminan acatando castigos inexplicables, lo cual podría ser cuestionado en cuanto a si se trata realmente de voluntad libre o condicionada, resultando la reclusión en un convento, la salida para la solución de lo que se considera un problema, negándose la opción de libertad y expresión de sí mismas. Además, a ello se debe sumar la explotación que la propia religión ha hecho en muchos casos de las siervas, quitándoles riquezas, vendiéndolas como cuerpos y sexo y otras aberrantes conductas (1,2,3), muchas de ellas demostradas en la llamada congregación religiosa "Legionarios de Cristo" del tristemente criminal exonerado y exculpado Marcial Maciel (4).

Por todo ello y desde luego. sin querer justificarlos, pero sí, buscando entender una situación cada día con mayor repercusión mundial, debería no sólo condenarse , sino buscar el entendimiento de lo que el sacerdocio en sus múltiples acepciones significa y favorecer que el mismo no sea parte de explotación, sometimiento, manipulación o condicionamiento de personas, sino una opción libre y realmente comprometida por razón y juicio de quienes deciden aceptarlo y dedicarse al mismo y no la resultante ocasional de un ambiente adverso que, en el curato, busca opciones de sobrevivencia o realización. Solo así podrá asegurarse que el futuro de tales grupos pueda ser diferente y que la pederastia en ellos sea realmente entendida en sus causas y no como un anatema vedado.

PROFIN VIH A.C.

Referencias.

 

+ ADOPTAR LA VIDA MONÁSTICA POR PA<RTE DE MUJERES.

 

 

1. Los crímenes cometidos por religiosos en el mundo:

https://www.vanguardia.com.mx/loscrimenescometidosporreligiososenelmundo-1249120.html

2. El 'dossier' de los pecados de los sacerdotes

http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-8407921

 

3. Lavanderías de las Magdalenas: las monjas irlandesas no piden perdón

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/10/141002_abusos_monjas_irlandesas_finde_dv

 

4.La increíble vida de Marcial Maciel

https://elpais.com/diario/2010/01/24/domingo/1264308758_850215.html

¿Tiene dudas?, Escribanos ahora

En su celular haga click en el botón y llámenos ahora mismo.

AVISO DE PRIVACIDAD

 

Atendiendo  lo establecido en la Ley de Protección de Datos Personales  la Asociación  PROFIN VIH  A.C. hace del conocimiento de sus lectores que todos los datos publicados en esta página Web en ningún momento afectan la privacidad  de ninguna persona en contacto con la Asociación  PROFIN VIH, dado que únicamente se publican las conclusiones emanadas de las investigaciones, estudios y análisis surgidos a nivel poblacional o colectivo  para beneficio de otras muchas personas . Cualquier cita de algún caso se realiza tomando en cuenta solo los datos sobresalientes, sin personalizar y con el único fin de que, empleando datos reales, se llegue a conclusiones generales. En PROFIN VIH A.C. Los datos de cada persona son estrictamente confidenciales y nadie ajeno a PROFIN VIH  - a reserva que el propio titular lo autorice por escrito y con base  en la normatividad establecida por el IFAI  -  tiene posibilidad de consultar ningún documento relacionado con la salud o cualquier patología de la persona atendida. 

 Se publica este aviso de acuerdo a lo establecido por el IFAI en lo referente a “Aviso de Privacidad” para cualquier empresa, institución o publicación. 2018.

 

Teléfonos 55 55276205 / 55 53993671   email: profinvih@prodigy.net.mx