RECHAZO FAMILIAR VS RECHAZO SOCIAL

¿Qué es lo que más influye en quién tiene VIH?

A nivel mundial quienes más enferman con la Infección VIH/SIDA son los hombres, en algunos lugares EN PARTICULAR como Haití - históricamente señalado - o Africa (pero, en general, ocurre en todo el mundo,) las estadísticas se ven alteradas por la presencia de la bisexualidad masculina de carácter oculto que parecería que impera en la mayor parte del mundo, favoreciendo la transmisión de la infección VIH, en un buen numero de hombres que aparentemente practican solo la heterosexualidad.

Y eso precisamente forma parte de un universo que genera conductas con frecuencia homofóbicas, violentas y /o complejas.

El propósito de exponer ello no es, de ninguna manera, cuestionar la homosexualidad - sea declarada u oculta - sino, sobre todo, analizar hasta que punto las campañas institucionales y mediáticas de no discriminación contra la homosexualidad pueden realmente ayudar a terminar con estas conductas.

En el caso de la bisexualidad masculina se supone generalmente por la población que la misma se origina como parte de una “sexualidad intensa,” o bien, como casos en que el hombre o la mujer “andan investigando otros terrenos para ver por cual se decide,” o también que ellas y/o ellos lo que hacen es: “manifestar su parte femenina o masculina” etc etc.. Para nosotros, que hemos atendido un buen número de personas con homosexualidad y bisexualidad, escondida o no, tal situación refleja situaciones diferentes.

Por un lado, este tipo de hombres,  - que son los que se exponen en más alto porcentaje en la actualidad a contraer le Infección VIH, - casi siempre proceden de familias al parecer integradas, en donde el padre y la madre están presentes y, de entrada se pensaría, que no hay problemas al respecto.... sin embargo ¡claro que los hay y muchos!, porque en un elevado numero de esos hogares de donde proceden estos hombres sucede que :

El padre puede ser un hombre poco presente en el crecimiento del menor, muchas veces un buen proveedor, pero pocas un padre amoroso, cálido y protector, por el contrario frecuentemente se trata de hombres violentos, groseros, golpeadores, muchas veces alcohólicos, que imponen su razón por la fuerza y qué, cuando los menores son pequeños los mantienen muchas veces bajo el temor y/o la obediencia y no solo a ellos, sino a toda la familia. 

La madre, con frecuencia, puede tratarse en un buen número de casos , de mujeres que, de pequeñas procedieron de hogares semejantes, es decir, con un padre violento, desobligado, o casi ausente, el cual pudo frecuentemente beber demasiado alcohol; por lo tanto, la madre pareciera estar programada, con  base en  sus propias vivencias infantiles, a aceptar la obediencia, y soportar o esperar vejaciones físicas y emocionales, a las cuales se somete, pero no por ello de manera voluntaria, sino más bien como parte de la sobrevivencia, generándose en ocasiones en su interior rencores y rebeldías que la mayor parte de las veces descarga en los hijos:  si son hombres pudiera facilitar

conductas para que los mismos tomen partido por ella, con la esperanza de que algún día la defenderán, a veces puede optar por maltratar al pequeño en lugar de hacerlo con el padre, porque el niño es un hombre que no puede hacerlo daño mientras que el padre la puede agredir, y si son hijas mujeres, repitiendo en ellas el patrón aprendido de sometimiento, devaluación y nulificación personal el cual ella misma sufrió y ahora perpetúa en ellas , programándolas para que afronten lo mismo, a pesar de que conociendo los resultados, se esperaría que tomara  una conducta diferente, pero en un buen número de personas generalmente no sucede así y, en muchos casos, las hijas crecen como las madres, devaluadas y a veces  con rencor importante hacia la madre, la cual las ha hecho objeto, en algunos casos , del rechazo y la escasa protección, - tal y como ella misma lo sufrió y a veces más intenso  - o bien victmizándose la propia madre para que la hija adopte el papel de madre y sea ella la que proteja a quien debería hacerlo. 

En ámbitos familiares así, el padre, a pesar de sus pocos méritos , se impone por la fuerza y el temor y casi siempre los restantes miembros de la familia ocultan al mismo cualquier episodio que pudiera encender su ira o inconformidad y una de ellas podría ser, la posible preferencia homosexual del hijo, o de la hija ( lo cual, esto último, sorprendentemente, no genera en el padre la indignación que surge cuando se entera que su hijo es homosexual ) lo cual se supone que generaría alta  violencia del mismo  en especial e injustamente, contra la madre .

Todo ello lo que favorece es que el escolar o adolescente que por diversos motivos siente interés hacia personas de su mismo sexo oculte su sentir, ante el temor de despertar en la familia  el rechazo, o la violencia.

En otras ocasiones, ante el padre ausente o irresponsable, el hijo o la hija pueden ocupar su lugar en cuanto el mando y la disciplina familiar, ganándose así la admiración y respeto de sus familiares restantes,  ante lo cual su imágen podría verse lesionada, si se enteraran de su verdadera preferencia.

En otras situaciones la homosexualidad está ligada con la ausencia del padre, al cual el joven podría aun no haber conocido, dado que el abandono pudo generarse desde los primeros años de infancia, y como consecuencia ,en diversos casos, el muchacho ocupa en el hogar, el lugar del padre ausente o inexistente, y como parte de ello  la madre deposita en él, toda su esperanza, muchas veces  puede suponer y aún conocer su homosexualidad, pero en no pocas ocasiones la calla y favorece situaciones que pudieran inducirlo a formar una familia, favoreciendo aun, en ocasiones,  el engaño hacia la mujer candidata, la cual resulta secundaria en cuanto el daño que ello podría generar a esta ultima, en un futuro.

La cuestión es que, muchas veces, estas situaciones no se discuten o se aclaran, sino que transcurren den- tro de la suposición y, la más de las veces, el silencio; escondidas bajo un ..” Tal vez, no lo sabe” o , “lo sé, pero finjo no saberlo “ etc. etc.

Situaciones todas ellas que favorecen en el hombre y la mujer que sufren estas situaciones , reacciones de culpabilidad, remordimientos y/o depresión, considerando muchas veces, que ellos son los responsables únicos de tales situaciones , y que su conducta - sobre la cual ignoran la mayoría de las veces los motivos por los cuales se generó, suponiendo con frecuencia que es genética, lo cual en todo el mundo, nunca se ha comprobado - acaban aceptándola debido a que algunos de ellos la experimentan desde pequeños y deciden muchas veces ocultarla o disimularla.

Estas situaciones intrafamiliares favorecen que la homosexualidad, en especial la escondida siga siendo en todo el mundo, una conducta que genera a veces burlas, otras desaprobación y la mas de las veces subvaloración, hacia quien la practica, aun cuando el o ella hayan destacado en su campo laboral, escolar o personal.

El ocultamiento de la conducta homosexual en un hombre o mujer no es cuestión del azar, sino que forma parte de una serie de situaciones relacionadas, en primer lugar y de manera intensa, con el núcleo familiar.

La dupla : madre/padre de acuerdo a nuestra experiencia, siempre están para ello presentes o constituyen eslabones fundamentales de lo que en los hijos e hijas sucede.

La ausencia de uno de ellos casi siempre del progenitor masculino biológico o una presencia del mismo negativa durante largo tiempo, como consecuencia del abandono, la violencia, el alcoholismo etc. traerá irremediablemente consecuencias en los y las hijas.

Y esas consecuencias son diferentes y deben ser valoradas a la luz de cuando se dan, es decir a que edad del menor o la niña ocurren, quien las genera, bajo que intensidad o formas; que repercusiones tienen en el progenitor que permanece en el hogar, por ejemplo una madre golpeada o sojuzgada continuamente, o por el contrario una madre fuerte y dura... cada aspecto tendrá repercusiones diferentes en los menores, y de allí dependerá cuando crezcan, su conducta general y, en especial la sexual y emocional.

Por lo tanto la realidad y su estudio demuestra que  los menores .hombres y mujeres -  no son los que eligen su conducta homo o bisexual, ya que la mayoría de las veces la misma dependerá del tipo de experiencias ocurridas durante la infancia de esos pequeños y las cuales nunca son por azar sino que siempre, se generan como consecuencia de una serie de elementos presentes, por ejemplo :

1. Un hijo que nace sin padre o nunca lo conoció mas que por nombre, retrato o dichos de terceras personas y que sufre abuso sexual de pequeño por parte frecuentemente de un familiar o alguien cercano a la familia; con frecuencia puede ser hijo único con una madre que pudo ser abandonada y que debió sacarlo adelante a base de trabajo y penalidades y el cual cuando crece constituye la esperanza de la misma. De surgir bajo estas condiciones una preferencia homosexual, la misma puede ser admitida sin que ello impida que el joven se haga cargo de la madre , protegiéndola y anclándose en su cuidado.

2. O bien puede suceder que un hijo que crece en un hogar con padre bebedor consuetudinario, violento y faltista, que pregona el machismo y que amenaza con que tener un hijo homosexual seria su perdición es posible según la realidad lo demuestra que ese padre también de manera oculta, haya  podido sufrir una serie de situaciones personales y sociales que favorecieron el tener un padre semejante al que él mismo es ahora, y ante la falta de protección, pudo haber surgido un episodio homosexual que tampoco el buscó o que apareció casi obligadamente haciéndolo participar, pero que logró ocultar y hoy lo repugna y cuestiona.

Para la familia vigente el pasado de este hombre - o esta mujer - no es conocido y su disgusto potencial ante la homosexualidad de un hijo o hija impone temor y obediencia, lo cual puede generar que ese hijo

( o a veces la hija ) rechazados de manera temprana, experimenten  muchas veces en la época escolar o en la adolescencia, la identificación con una figura masculina - a veces femenina en  el caso de ellas - cercana que considera le esta  brindando la atención y afecto deseados, para terminar posteriormente con implicación sexual, lo cual genera en los jóvenes la incertidumbre sobre su probable preferencia homosexual, ante la cual puede  forzar en el caso del hombre a sostener relaciones con mujeres que no le inspiran mas que afecto y, muchas veces, obligado por todo un panorama familiar que discreta pero persistentemente presiona,  acceder a la unión o casamiento con alguna mujer y así, evitar mayores criticas, sin dejar por ello de seguir practicando, en la obscuridad, la bisexualidad masculina oculta.

3. O bien una hija que desde pequeña ante el abandono del padre o la ausencia protectora del mismo, se hace cargo de la familia o de la madre, como si fuera ella la substituta del padre, y no es raro que ello ocurra a pesar de que la madre subvalore la capacidad de la joven para ello y la considere poco afortunada para sacar adelante a la familia, pero finalmente la acepta como la rescatadora económica, pero sin darle el lugar de hija pródiga y mucho menos, el de la hija que requiere ser protegida y respetada.

Las situaciones pueden ser múltiples y diversas pero en todas, se plasma un elemento básico para hombres y mujeres con preferencia homosexual: la falta de protección infantil adecuada, sea por maltrato, indiferencia, abandono, exposición involuntaria sexual etc.

Por lo tanto hombres y mujeres homosexuales no deberían sentirse culpables de una situación que ellos y ellas por lo general no generaron ni eligieron realmente, es decir basados en la decisión y razonamiento sino mas bien, a raíz de una serie de circunstancias que se generan, la mayoría de ellas sin su participación o anuencia, y las cuales finalmente tuvieron que afrontar sin saber que hacer o a veces en forma inadecuada para su desarrollo emocional y psicológico.

Muy rara debe ser la persona que a una edad en que ya puede tomar biológicamente decisiones  -porque tiene el juicio necesario desde un punto de vista de madurez encefálica y emocional , decide ( sin ningún antecedente favorecedor previo) , ser homosexual por propia y razonada decisión, lo cual vendría a ser una postura muy legitima y respetable, la cual difícilmente podría generar en el o ella y su ámbito cercano, dificultades mayores.

Sin embargo lo que ocurre es que, al no ser habitualmente una elección real sino por diversos motivos: im- puesta, ellos y ellas muchas veces consideran qué, como personas no son lo que sus padres esperaban, que a veces pueden llegar a pensar que los decepcionaron, o bien pueden preguntarse : ¿ porqué les toco eso a ellos? ¿Por qué no pueden, como los demás, llevar a cabo una vida normal? O bien, formar un hogar etc etc lo cual puede generar depresión, violencia, a veces rencor y la más de las veces un sentimiento de minusvalor o derrota ante sí mismos o mismas.

Si en casos así los amigos o amigas con los cuales comparten, los apoyan, es bueno, pero cuantas veces no favorece ello que socialicen con  otros u otras que están en mismas o peores situaciones y lo cual lleva a muchos de ellos a  hundirse en el alcohol, la droga, las orgías o relaciones promiscuas sexuales, la depresión etc. para contrario a lo deseado incrementar todo ello la soledad y devaluación personal o depresión acabando algunos de ellos y ellas en una espiral de impotencia cuando NO DEBERIA SER ASI.

La aceptación general o no discriminación de los demás , puede desde luego ser importante pero, mien- tras que no se genere en la propia familia que la ocasionó o favoreció y, en particular, en relación a las figuras paternas ( madre y padre ) difícilmente se superará.

Terminar cada persona - hombre o mujer - por reconocer sus propios valores y talentos, aceptando que así no nacieron, pero que fueron situaciones de vida, muchas veces acordes a un desarrollo social del lugar en donde vivieron, o de la familia que les tocó, lo que facilitó situaciones difíciles ajenas a la decisión de la persona, resulta fundamental para encontrar el equilibrio emocional; sin  buscar para nada, que la persona re - elija su sexualidad, claro que ello puede ocurrir, pero ello no es, ni debe ser el objetivo fundamental, sino que lo más importante es el reconocimiento y valor de sí mismos y mismas, el dar un sentido a la situación de vida que a cada quien le toco tener y de la cual cuando pequeños o pequeñas fué difícil o imposible eliminar o elegir.

Por lo anterior consideramos que la homosexualidad no es un problema que afecte solo a quien la practica, - aunque toda la sociedad favorezca voluntaria o involuntariamente esa conducta - sino resulta más bien UNA CIRCUNSTANCIA DE VIDA, A RAIZ DE DIVERSOS ELEMENTOS PRESENTES , y los cuales no atañen directamente al hombre o mujer que la ejerza, sino con todo un ámbito que va desde el gubernamental hasta el personal, pasando por un rol familiar determinante. Por ello cuando se plantea la NO discriminación de quien ejerce la conducta homosexual, parecería un enfoque insuficiente, y hasta cierto punto injusto en cuanto a que vierte todo el problema hacia la persona y no a la sociedad como debería de ser, ya que solo así se podría analizarse adecuadamente la situación y encontrar las soluciones pertinentes.

.

ACEPTACION , AMOR Y PROTECCION DE MADRES A HIJAS Y DE PADRES A HIJOS DARA LO MAS PROBABLE: FAMILIAS FELICES Y DEFINICION AFORTUNADA EN CUANTO EL CRECIMIENTO Y LA SEXUALIDAD DE HIJOS E HIJAS.

AVISO DE PRIVACIDAD

 

Atendiendo  lo establecido en la Ley de Protección de Datos Personales  la Asociación  PROFIN VIH  A.C. hace del conocimiento de sus lectores que todos los datos publicados en esta página Web en ningún momento afectan la privacidad  de ninguna persona en contacto con la Asociación  PROFIN VIH, dado que únicamente se publican las conclusiones emanadas de las investigaciones, estudios y análisis surgidos a nivel poblacional o colectivo  para beneficio de otras muchas personas . Cualquier cita de algún caso se realiza tomando en cuenta solo los datos sobresalientes, sin personalizar y con el único fin de que, empleando datos reales, se llegue a conclusiones generales. En PROFIN VIH A.C. Los datos de cada persona son estrictamente confidenciales y nadie ajeno a PROFIN VIH  - a reserva que el propio titular lo autorice por escrito y con base  en la normatividad establecida por el IFAI  -  tiene posibilidad de consultar ningún documento relacionado con la salud o cualquier patología de la persona atendida. 

 Se publica este aviso de acuerdo a lo establecido por el IFAI en lo referente a “Aviso de Privacidad” para cualquier empresa, institución o publicación. 2018.

 

Teléfonos 55 55276205 / 55 53993671   email: profinvih@prodigy.net.mx