PROFINVIH MARZO 2014

¿QUE TAN RÁPIDO PUEDO CONOCER SI TENGO O NO LA INFECCIÓN VIH ?
Dra. Ma. de la Paz Mireles Vieyra
IBB Raúl Martín Cruz
PROFESIONALES FRENTE A LA INFECCIÓN VIH A.C.
email: profinvih@prodigy.net.mx

Averigua en este artículo que es la "Prueba casera para detectar VIH", en qué países existe y en cuales no.

INTRODUCCIÓN

 

Desde que la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos de Norte- américa (FDA por sus siglas en inglés) aprobó el primer ELISA para VIH en marzo de 1985 (1), mucho se ha avanzado en el diagnóstico de la infección VIH. Los primeros ELISAs, es decir, el método empleado para el diagnóstico inicial de una posible infección VIH, requerían el uso de complejos equipos de laboratorio así como de personal técnico capacitado, lo que representaba un alto costo y ocasionaba que en aquella época un paciente tuviera que esperar hasta varias semanas antes de recibir los resultados.

 

En 1992 la situación mejoró un poco, con la aprobación de una prueba "rápida" para VIH, que permitía identificar la presencia de anticuerpos contra el VIH en 48 minutos, pero tenía el inconveniente de que su realización aún requería de sofisticados instrumentos de laboratorio y personal capacitado. (2)

 

El siguiente avance estuvo disponible 10 años después, en noviembre del 2002, con la auto- rización por parte de la FDA de la primera prueba realmente rápida para VIH-1, ya que no requería del uso de instrumentos complejos de laboratorio, la OraQuick Rapid HIV-1 Antibody test.

 

Con una muestra de sangre, un vial y los reactivos acompañantes, personal de salud entrenado podía determinar la presencia de anticuerpos contra el VIH-1 en menos de 45 minutos en el mismo lugar de atención del interesado, sin embargo estas pruebas requieren en todos los casos confirmación mediante Western Blot, una prueba con mayor sensibilidad y especificidad que el ELISA que confirma o descarta finalmente la presencia de la infección VIH.

En pocos años otras pruebas rápidas fueron autorizadas y para el año 2011 ya existían 6 de ellas en el mercado.

Cuando se compararon con los métodos de ELISA tradicionales (4) se encontró que todas presentaban muy buena sensibilidad (mayor del 95%) y especificidad (mayor del 99%).

En julio del 2012 el siguiente avance estuvo disponible, ya que la FDA aprobó la venta al público de la OraQuick Prueba Casera para el VIH, una prueba diseñada para determinar la presencia de anticuerpos contra el VIH-1 y el VIH-2 a partir de una muestra de saliva y que no requiere entrenamiento previo para su uso, por lo que cualquier persona adulta, puede llevarla a cabo en su domicilio (5) y en breves minutos conocer si existe o no la posibilidad de tener VIH, siempre y cuando el periodo de ventana (el lapso de tiempo en el que el organismo, a pesar de estar infectado, no ha logrado producir los anticuerpos detectables correspondientes) lo permita.

 

Esta prueba ya es de uso amplio en Europa y en los EEUU; sin embargo, existen pros y contras relevantes a considerar.

 

LA POLEMICA DE LAS PRUEBAS CASERAS

 

Uno de los principales temas de discusión en Europa fue la conveniencia de que una persona pudiera realizarse una prueba de VIH sin contar con la consejería profesional adecuada. Y si el resultado era positivo, ¿el individuo tendría la entereza e información para proceder en consecuencia? ¿Y si el resultado era un falso negativo, por encontrar- se en el periodo de ventana, sabría interpretar correctamente tal resultado? ¿Podría llegar a considerar que estaba negativo cuando en realidad no lo estaba y por lo tanto dejar de usar medidas de protección, generándole el resultado una seguridad no fundamentada? 

¿No provocaría esto la posibilidad de transmitir mas fácilmente la infección al considerarse negativo cuando en realidad no lo era? finalmente ¿hasta qué punto la prueba domiciliaria puede generar problemas domésticos o bien ser empleada como algo coercitivo entre los participantes o como una obligación para imponer condiciones ?

Este tipo de consideraciones, además de otras de carácter meramente técnico, fueron las que, en nuestro país, condujeron a que la Norma Oficial Mexicana NOM-010-SSA2-2010, para la prevención y el control de la infección por Virus de la Inmunodeficiencia Humana estableciera, en su apartado 6.3.1.1, que "en el caso de las pruebas rápidas deben hacerse con pre y post consejería"; razón por la cual en México no es posible adquirir ninguna prueba rápida, sea para realizarse con saliva o con una gota de sangre, a título personal y en la intimidad del hogar, sin embargo, se encuentran disponibles en diversos laboratorios, centros públicos y privados de atención médica y diversas organizaciones de la sociedad civil .

LA PREOCUPACION DEL PACIENTE

 

1. La realización de un ELISA puede resultar una preocupación particular para alguna persona a raíz de una práctica sexual en condiciones de riesgo pero, conocer el resultado no eliminará la infección, de existir la misma, y si el estudio resulta negativo la persona necesitará valorar esta situación para no continuar exponiéndose hasta el día en que el mismo, finalmente, resulte ser positivo.

 

Cuando una persona que tuvo una exposición más o menos riesgosa acude ansiosa para averiguar A LA MAYOR BREVEDAD POSIBLE, SI ESTÁ O NO INFECTADO O INFECTADA, lo primero que debe tomar en cuenta es que:

Generalmente la persona se expuso al riesgo uno o varios días antes y ello implica que difícilmente podrá hacerse una prevención posterior a la exposición, dado que el éxito de esta última depende de que casi de manera inmediata después de la exposición se efectue la primera toma del antiviral, situación factible de darse en un medio hospitalario en donde un profesional o trabajador de la salud puede tener una herida con un objeto punzocortante contaminado procedente de un paciente con SIDA y de manera inmediata administrarse los antivirales indicados y, aún así, uno no tiene la plena seguridad de poder detener la infección en caso de que la misma haya ingresado realmente al organismo, a pesar de que el tratamiento preventivo post exposición se haya dado de manera casi inmediata, sin embargo existe la esperanza de que la acción pudiera detenerlo como lo señalan algunos reportes. Pero no es así cuando han transcurrido días o semanas desde la exposición inicial.

 

Ningún medicamento es capaz de eliminar al virus VIH una vez que el mismo ingresa al organismo y la infección se instala (a partir probablemente de las primeras horas - ¿y aún minutos ? - después de la exposición).

 

La prevención post exposición se basa en administrar antivirales en los primeros días a personas que se expusieron a una pareja con la infección VIH o bien que tuvieron un riesgo elevado como una violación, pero existen una serie de requisitos para administrar dicha prevención y no hay una verdadera seguridad en que el tratamiento preventivo con antivirales realmente logre eliminar el virus, ya que, si pasado el tiempo, la persona continua negativa al VIH, no es posible asegurar que fue a causa del tratamiento, dado que en casos así no es posible contar con un grupo control o sea un grupo o persona que habiéndose expuesto en forma semejante haya carecido de la prevención y de esa manera comparar los resultados, considerando que una investigación con estas características sería anti ética y por lo tanto no permitida.

Por tal motivo resulta muy difícil asegurar que este tipo de prevención post infección resulte realmente efectiva, pero como es una opción que en ocasiones algunos reportes apoyan, la misma debe darse mientras no se tengan mayores bases para sostener que no brinda ningún beneficio, máxime cuando han transcurrido horas y días desde el momento de la exposición.

 

Como consecuencia de ello la única medida adecuada parece ser : NO EXPONERSE.

 

Al respecto la realización del estudio ELISA que muchas personas deciden hacerse cada 6 meses o cada año no es de ninguna manera -como parecería que a veces así se interpreta de manera errónea - una medida preventiva que ayuda a la persona que se expone a estar tranquilo(a). PARA NADA; es, eso sí, un medio adecuado para descubrir tempranamente la infección pero en realidad la única tranquilidad verdadera emana de LA NO EXPOSICION.

 

Detectar tempranamente la infección VIH es un objetivo de la salud pública y de la medicina asistencial, pero es necesario que la persona comprenda que realizarse un ELISA cada determinado tiempo, lo que parece sugerir es que en realidad quien se lo realiza por uno u otro motivo considera que PUDO haberse expuesto nuevamente al riesgo y por ello recurre al estudio, para estar seguro (a) de que no fue así y de que en realidad no existió mayor riesgo.

De lo que se trata realmente no es de descubrir tempranamente una infección, sino de que la persona NO SE INFECTE y ello sólo se puede lograr cuando la persona evita el riesgo de exposición practicando entre otras medidas: la eliminación del sexo anónimo o del sexo promiscuo.

Pero sobre todo empleando la forma más fácil, barata y accesible en todo el país pero que desafortunadamente las personas no practican casi nunca o bien lo realizan con tal irregularidad que la medida deja de ser efectiva y todo lo valiosa que por sí misma es:

 

EL USO PERSISTENTE DEL CONDON con TODAS las personas con las que se realice un contacto sexual, se conozcan de hace poco tiempo o se trate de parejas de años; sean temporales o permanentes; hombres o mujeres; casados o solteros; se realice sexo anal, vaginal u oral.

 

El condón o método de barrera para hombres y mujeres es el más efectivo medio de prevención, con altísimos resultados de protección pero éstos sólo se obtienen cuando SE USA REALMENTE Y SIEMPRE.

Un condón que se emplea hoy sí y mañana no; con este sí pero con aquél no; o por aquí sí pero por allá no, no sirve.

Resulta sorprendente cuantas personas - aún con estudios superiores y de nivel de post- grado- "olvidan " el condón o lo usan de manera irregular, cuantos de todos y todas lo dejan de usar por haber ingerido alcohol o droga y cuantos no saben a ciencia cierta si la pareja alcoholizada pudo utilizarlo como debía o no lo hizo o, con frecuencia, cuantos consideraron que la pareja se veía segura, o parecía confiable o bien arguyen que como la amaban consideraron que con ello bastaba o que el tiempo les bastó para pensar que ya era confiable (¡!) adjudicándole el calificativo de pareja permanente a quien muchas veces ha estado con la persona solo días o semanas, a veces meses pero el hecho de que al parecer fue pareja única genera una falsa confianza en la persona a pesar de que ni siquiera con los años podría asegurarse que alguien no estableció relaciones sexuales con otra persona. Igualmente llama la atención el porque muchas personas nunca olvidan el condón una vez que ya están infectadas y son capaces de rechazar una relación sexual por no tener el mismo a la mano, sin embargo esas mismas personas antes de tener el VIH ¡aceptaban relaciones sin protección!

 

Parecería ser que a veces las personas buscan el riesgo deliberadamente y cuando el virus se instala se derrumban, porque finalmente tienen lo que tanto temían pero, de una u otra manera, pensaban que merecían para finalmente cambiar y decidirse a vivir de otra manera con otras expectativas y una verdadera protección... la pregunta sería ¿por qué causas antes no se hizo? si finalmente se trata de las mismas personas en un ambiente parecido.

 

Un elemento que con frecuencia se elimina o disminuye al mínimo, por lo menos en nuestros pacientes, y no porque se exija sino porque la atención médica y psicológica lo logra obtener, es la ingesta del alcohol, y ello parecería ser notablemente importante para que la persona se torne en dueña de sus decisiones y de su auto cuidado y para que decida qué acepta y qué no acepta.

 

Pero todo ello forma parte de un proceso en el cual el conocimiento de sí mismo (a) y de autovaloración debe darse, no sólo en relación a la persona sino a situaciones familiares e infantiles íntimamente relacionadas con el desarrollo sexual y emocional.

 

Deseable y necesario sería que las personas utilizarán realmente los métodos de barrera y otras medidas apropiadas para afrontar los diversos riesgos y no exponerse a que el VIH ingrese a sus organismos y esperar hasta que el mismo lo haga para realizar todo un cambio de conducta y de actitud.

2. Existen actualmente disponibles en nuestro país, a nivel de laboratorio, pruebas deno- minadas "tempranas", con las cuales resulta posible detectar la presencia de proteínas virales, de tal manera que en menos de 20 minutos la persona puede conocer su situación.

 

Aunque la sensibilidad y especificidad de las pruebas rápidas y de las que se aplican tempranamente resultan muy altas, la existencia de falsos positivos ( es decir que alguien resulte positivo a la prueba cuando no lo está ) aún exige su confirmación mediante el método de Western Blot.

 

Con los métodos actuales es posible determinar, por ejemplo, la presencia del antígeno p24, que aparece comúnmente en el torrente sanguíneo a los 12 o 13 días después del ingreso del virus VIH al organismo, en cantidades de hasta 8 pg/ml, lo que según algunos estudios puede equivaler a una carga viral de entre 5 mil y 10 mil copias de ARN viral. La principal limitante en el caso de la utilización de este antígeno es que, debido a que los anticuerpos generados por el sistema inmunológico de la persona infectada se unen constantemente al p24, los métodos de ELISA actuales dejan de detectarlo alrededor de los 45 días de la infección inicial, ya que queda "oculto" por todos los anticuerpos que lo cubren.

 

En este sentido, la carga viral sigue representando una detección mucho más temprana y exacta de la presencia del VIH, ya que con ella es posible detectar la existencia del virus a partir de los 9 o 12 días post-infección, pero debido a que es un ensayo mucho más caro (por arriba de los $1,800 pesos dependiendo del laboratorio ) se reserva para cuando el paciente ya está confirmado como infectado.

CONCLUSIÓN

 

No importando la rapidez con la que pueda usted ser diagnosticado (a) después de una exposición riesgosa con los métodos diagnósticos disponibles, considerando la velocidad con la que el virus se replica y con la que el organismo genera los anticuerpos correspondientes, no tendrá una seguridad absoluta para conocer si está o no infectado durante la primera semana de la infección y cuando lo sepa, lo mas probable es que nada pueda hacerse para eliminar el virus que ya ingresó. Es probable que al solicitar la realización de un ELISA usted lo que busque sea eliminar la angustia producida por la incertidumbre y al saberse negativo (a) su ánimo descanse, pero lo importante sería ¿cuánto tiempo pasará para que nuevamente usted se encuentre en una condición de angustia semejante? De no eliminar realmente los riesgos, entre los cuales el alcoholismo parecería ser el mayor facilitador de relaciones peligrosas o de continuar con el mismo, la probabilidad de una nueva angustia en poco tiempo parecería ser lo mas probable.

ADDENDUM

 

Si de acuerdo a diversas fuentes de información disponible, usted llega a considerar que la prevención pre-exposición ( se denomina así a la toma de algún antiviral previo a la exposición ) le permitirá eliminar el riesgo a pesar de la exposición sexual sin condón, vale la pena señalar que dado que el encuentro sexual muchas veces surge sin previa planeación, usted requeriría tomar el preventivo diariamente; y si lo logra, ello implicaría que es usted disciplinado; si así fuera, mejores resultados le traería el utilizar el condón adecuadamente que el ingerir un antiviral del que no existe ningún reporte científico que garantice que puede resultar 100% efectivo como preventivo; máxime ante grandes cargas virales, y que, en caso de estar ya infectado sin que usted lo sepa, puede a la larga dejar de serle útil debido a la generación de resistencias adquiridas.

Como conclusión PREVENIR IMPLICA: no exponerse y ello incluye tener control del comportamiento sexual, si el mismo no existe o se realiza bajo los influjos del alcohol , de la droga, la depresión, la violencia u otra situación parecida lo más probable es que el acto sexual de hoy pudiera no tener problema pero seguramente el de mañana o pasado lo tendrá.

El uso del condón en forma permanente y sistemática pa-ra todo tipo de encuentro sexual es la medida más económica que hasta hoy existe para evitar el ingreso del VIH al organismo a través de una exposición sexual, pero desafortunadamente sólo puede prevenir- se el daño cuando la persona realmente está consciente del mismo y se encuentra dispuesta a eliminarlo, cuando no es así y existen múltiples motivaciones inconscientes o conscientes de autocastigo, de encontrar amor en donde sólo hay sexo o bien de encontrar lo que tanto se ha buscado en los lugares y con las personas menos indicadas, el condón deja de tener su valor protector porque en realidad la persona no desea utilizarlo y busca pretextos y situaciones que lo aplacen y eliminen hasta que un día el VIH se instala y la prueba sale positiva.

 

Recientemente en los EEUU y Europa se han publicado diversos artículos relacionados con el NO USO DEL CONDON EN PAREJAS SERODISCORDANTES, es decir en donde uno de los dos es negativo al VIH y el otro u otra es positivo pero INDETECTABLE, señalándose que el riesgo que el negativo corre de ser infectado es escaso o nulo. Afirmación con la cual no coincidimos dado que los estudios realizados y que han dado pie a esta aparente conclusión han sido efectuados en personas que han estado sometidas a un estudio con vigilancia especial y como parte de ello muchas variables que pudieran haberse presentado en la vida habitual pudieron ser eliminadas por la propia investigación o control.

 

En primer lugar necesitaríamos señalar que el virus VIH circula en la sangre pero persiste en tejidos y no tiene restringido el campo ni en un sentido ni en otro porque dependiendo de las condiciones que se dan alrededor del paciente podría haber virus tisular que pasa al torrente circulatorio de manera no esperada o no detectada y entonces el estado de la persona ya no resulta ser indetectable en todo tiempo y momento. Por otra parte la condición bioquímica de indetectabilidad no asegura que el paciente tenga cero virus en su torrente sanguíneo, únicamente que tiene menos de 20 o 40 partículas virales por ml de sangre; es decir, menos de 2,000 o 4,000 partículas virales por litro de sangre y en 5 litros circulantes menos de 10,000 o 20 mil. Hasta ahora se ignora con precisión cuál es el inóculo capaz de infectar eficazmente a una persona ¿bastan 2 virus por ml.? ¿se requieren 200? ¿O tal vez 2,000 o 200,000? No poseemos tal información para ambientes de relaciones sexuales cotidianas.

De ello derivaría que aunque el paciente se encuentre indetectable, en estricta justicia puede existir virus circulante en su torrente sanguíneo y por lo tanto no parece ser éticamente correc- to el que se exponga o arriesgue a alguien que no tiene VIH a que lo adquiera. Además el virus dentro del organismo varia también con base en situaciones diversas, por ejemplo: nadie podría asegurar de manera indubitable que la persona infectada no dejó de tomar su tratamiento antirretroviral por algún olvido u omisión; tampoco que no pudo haber sido re infectado por otra persona aparentemente negativa pero que estaba en periodo de ventana y que al no usar condón pudo reinfectarlo y posteriormente exponer a otra pareja que es realmente negativa., o bien que la persona que está tratándose por una situación fuera de su control entre en una depresión profunda o en un estado emocional intenso que pudiera al- terar su circulación viral y ello conllevar un riesgo no previsto etc etc.

 

Las situaciones en la vida real son múltiples y demasiado riesgosas para poder sostener que una persona seropositiva indetectable puede libremente intercambiar secreciones sexuales con otra seronegativa; necesitaríamos poseer un laboratorio portátil e inmediato para asegurar que en ese momento de la relación esas condiciones se mantienen y aún así persistiría la pregunta ¿el inóculo ( o cantidad de virus que ingresa) factible de ingresar es realmente no infectante? ¿Lo anterior bastará a un hombre que no tiene VIH para exponerse o a una mujer que es negativa y puede embarazarse a aceptar una relación que la pone en riesgo? ¿Qué se gana con ello y qué se pierde si mejor se emplea condón.? Algunas personas señalan que lo que se pierde es un momento profundo de intimidad y que la sensación intensa vale el riesgo , pero quienes nos dedicamos a atender pacientes podemos asegurar que cuando personas que perseguían esto se infectan o bien infectan a alguien que realmente les importa, la cruda moral es bastante intensa y entonces se aprecia realmente el que por un minuto de placer se sacrificó demasiado y las lamentaciones no terminan.

 

El ser humano frente a la infección VIH debe ser prudente, trátese de personas infectadas o no infectadas, médicos o investigadores, porque hasta hoy el VIH ha demostrado ser un virus complejo y sorprendente, ante el cual valdría la pena no generar afirmaciones o medidas que puedan poner a la propia persona y a alguien más en riesgo por un dato que el día de mañana es posible sea refutado o demostrado inconsistente.

Bibliografía

 

1. Roberts, B. D. HIV Antibody Testing Methods 1985-1988. Update on HIV/AIDS 1994. 26(1):13-14. Disponible en:

https://aaimedicine.org/journal-of-insurance-medicine/jim/1994/026-01-0013.pdf

 

2. Paxton, A. Rapid HIV test whips up waiver debate. College of American Pathologists Web, disponible en: http://www.cap.org/apps//cap.portal_nfpb=true&cntvwrPtlt_actionOverride=/portlets/contentViewer/show&_windowLabel=cntvwrPtlt&cntvwrPtlt%7BactionForm.contentReference%7D=cap_today/ feature_stories/rapid_hiv_test_feature.html&_state=maximized&_pageLabel=cntvwr

 

3. Pesce, M.A. Rapid HIV Antibody Testing Methods and Clinical Utilization. Am J Clin Pathol 2006;126(Suppl 1):S61-S70. Disponible en: http://ajcp.ascpjournals.org/content/supplements/126/Suppl_1/S61.full.pdf

 

4. Delaney, K.P. y col. Evaluation of the Performance Characteristics of 6 Rapid HIV Antibody Tests. Clin Infect Dis. (2011) 52 (2): 257-263. Disponible en: http://cid.oxfordjournals.org/content/52/2/257.long#ref-1

 

5. Comunicado oficial de la Food and Drug Administration: bhttp://www.fda.gov/ForConsumers/ConsumerUpdates/ConsumerUpdatesEnEspanol/ucm312126.htm

 

6. NORMA Oficial Mexicana NOM-010-SSA2-2010, Para la prevención y el control de la infección por Virus de la Inmunodeficiencia Humana. Disponible en: http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5166864&fecha=10/11/2010

AVISO DE PRIVACIDAD

 

Atendiendo  lo establecido en la Ley de Protección de Datos Personales  la Asociación  PROFIN VIH  A.C. hace del conocimiento de sus lectores que todos los datos publicados en esta página Web en ningún momento afectan la privacidad  de ninguna persona en contacto con la Asociación  PROFIN VIH, dado que únicamente se publican las conclusiones emanadas de las investigaciones, estudios y análisis surgidos a nivel poblacional o colectivo  para beneficio de otras muchas personas . Cualquier cita de algún caso se realiza tomando en cuenta solo los datos sobresalientes, sin personalizar y con el único fin de que, empleando datos reales, se llegue a conclusiones generales. En PROFIN VIH A.C. Los datos de cada persona son estrictamente confidenciales y nadie ajeno a PROFIN VIH  - a reserva que el propio titular lo autorice por escrito y con base  en la normatividad establecida por el IFAI  -  tiene posibilidad de consultar ningún documento relacionado con la salud o cualquier patología de la persona atendida. 

 Se publica este aviso de acuerdo a lo establecido por el IFAI en lo referente a “Aviso de Privacidad” para cualquier empresa, institución o publicación. 2018.

 

Teléfonos 55 55276205 / 55 53993671   email: profinvih@prodigy.net.mx