LA PREOCUPACION  :

" A LO MEJOR ... ADQUIRI LA INFECCION VIH ".

PROFIN VIH A.C. .

profinvihorg@gmail.com

En no pocas ocasiones, las personas que se exponen a una relación sexual peligrosa callan el hecho pero, dentro de ellos o ellas, queda la preocupación sobre si podrían haberse infectado o no, con el virus VIH. ¿ Porque se genera esa preocupación?

 

Con frecuencia la preocupación procede de algún hombre casado o con pareja femenina permanente qué, por alguna situación particular sostuvo, - lo habitual es de manera OCULTA, - relación con una persona del mismo sexo y ello, en hombres que arguyen—sea por presiones personales o familiares—una heterosexualidad exclusiva aparente, les genera extrema preocupación, por considerar que  algo pudo perjudicarlo y que,  de suceder, repercutirá no solo en su salud sino en diversas áreas de su vida, decidiendo por lo tanto callar o esconder todo lo referente al ámbito sexual.

Sin embargo, dentro de él, puede persistir la angustia sobre si pudo infectarse o no  con el VIH, ya que el conoce su conducta sexual y sus riesgos. Como consecuencia, es posible que  recurra al médico o a alguien relacionado con la medicina para conocer si existió algún peligro, pero al hacer la pregunta se efectúa la misma de manera disfrazada, con frecuencia refiriendo el contacto a una mujer "prostituta" pensando que así, de alguna manera, se hará referencia a un riesgo mayor, sin dar detalles , pero en realidad en algunas ocasiones el contacto real procede de relaciones sexuales con un hombre desconocido.

Si el profesional - incorrectamente— supone que quien le realiza la pregunta esta casado o unido a una pareja femenina, es posible que considere que no hay riesgo de alguna infección mayor como VIH porque en ocasiones algunos médicos consideran - incorrectamente - que el riesgo para adquirir la infección la tienen solo quienes practican la preferencia homosexual, cuando en realidad, el mayor peligro actual de transmisión VIH lo constituye  la bisexualidad masculina que con frecuencia se oculta.

En relación a las mujeres que ejercen la prostitución en México, en repetidas ocasiones se han publicado encuestas que refieren la baja presencia del VIH en ellas, y cuando resultan positivas casi siempre está ligado con su pareja masculina ya enferma o fallecida, y no con sus contactos comerciales;  por un lado, porque al ejercer un oficio que conocen puede brindarles no solo riesgos de enfermedades transmitidas sexualmente sino además la posibilidad de embarazo, y por ello recurren al condón de manera sistemática, como parte de su actividad comercial sexual; pero además, los hombres que las visitan, con frecuencia pueden tener diversos problemas pero, la heterosexualidad real ( no aparente) parece ser la conducta sexual más frecuente entre ellos, sin embargo, al realizar el sexo anal con mujeres el peligro se incrementaría para ellas si sus parejas masculinas no hacen uso del condón.

El sexo anal entre hombres representa el mayor riesgo antaño y actual de transmisión del VIH y por lo tanto toda persona que realice el mismo sin protección corre un riesgo mayor que por vía vaginal.

Por lo tanto cuando quien tiene preocupaciones importantes sobre si determinada relación sexual lo infectó , debe ser claro al dar la información al área médica, sin ocultar la verdadera relación sexual ejercida, recordando que el profesional NO TIENE NINGÚN DERECHO A JUZGAR SU ACTIVIDAD SEXUAL O SU PREFERENCIA Y TAMPOCO TIENE NINGUNA AUTORIZACIÓN PARA COMUNICAR LA MISMA EN FORMA DIRECTA O INDIRECTA A LOS DEMAS, DADO QUE SOLO EL PACIENTE PUEDE HACERLO y el lo realizará cuando lo considere conveniente.

El profesional sin embargo, si puede y debe recomendar a los contactos sexuales del afectado, incluyendo las pareja y con más razón si es del sexo femenino, y a la misma persona en estudio, el uso del condón o alguna otra medida preventiva, sin brindar a extraños  mayor información sobre su conducta o su exposición.

Cuando la persona calla el dato, se genera en el mismo gran angustia no solo por el peligro que puede sospechar existe, sino porque al decirlo o, de existir ya  la infección VIH, pondrá en riesgo no solo su salud, sino a veces su vida social y familiar, por ello, muchas veces prefiere callar, a pesar de las graves consecuencias, dado que considera que de plantear la verdad, puede exponerse a perder todo.

La bisexualidad y la homosexualidad para los profesionales adecuadamente capacitados y con experiencia, no son situaciones que impliquen un defecto o un error, pero tampoco se trata de preferencias sexuales libremente decididas porque la gran mayoría de las personas iniciaron actividades sexuales—muchas veces sin su consentimiento,--  en la infancia o bien cuando eran adolescentes y aun no tenían una clara madurez tanto orgánica ( a costa de la amígdala cerebral )como emocional y psicológica para expresar libremente, sin presiones: ni sociales ni familiares, su preferencia sexual, por lo tanto, pocas personas homo y bisexuales pueden señalar honestamente, que eligieron tal conducta sexual cuando tenían pleno uso orgánico y emocional de sus facultades para hacerlo ( lo que significa que podían evaluar y aceptar lo  que era lo más conveniente a sus intereses personales y no a los de su familia u otra persona )

 

 Por lo tanto, quienes estamos en un campo de la medicina en el cual debemos abordar este tipo de conductas sexuales, requerimos hacerlo con respeto y de manera tal, que no caigamos en una suposición hasta ahora no comprobada en cuanto a que ejercer la homosexualidad ES UNA CUESTION DE GENETICA, PORQUE HASTA HOY OCTUBRE DEL 2018 EN TODO EL MUNDO NO HA EXISTIDO LA COMPROBACION aprobada DE UN GENE HOMOSEXUAL . 

Por lo tanto quienes ejercen tal preferencia no deben considerar que la misma es fruto de una aberración cromosómica, porque no es así, dado que nunca se ha comprobado ello y tampoco puede, la gran mayoría, arguir que ELIGIERON  su sexualidad cuando, en al parecer en un gran número de personas, la misma se generó a partir de una serie de sucesos existentes durante la infancia o la adolescencia, y a expensas de una complejidad tal que no necesariamente obedecen a agresiones sexuales, sino que están relacionados en la mayoría de casos estudiados con experiencias de desamor, maltrato psicológico, emocional o físico, abandono y todo lo que dificulta una protección infantil exitosa y adecuada, incluyendo, en un buen número de casos, agresiones sexuales no sólo de penetración sino a veces de erotismo no buscado, de pornografía tampoco elegida y de  otras experiencias, casi siempre emanadas de familiares cercanos ante lo cual el niño o la niña poco pudieron hacer.   

Es así que en la experiencia de PROFIN VIH con más de 5000 pacientes masculinos, la homo y bisexualidad parecen obedecer a una serie de elementos que la mayor parte de las veces el niño o la niña no eligieron y, casi siempre ni siquiera aceptaron, o bien lo hicieron, en  función de que interpretaron que se trataba, a veces de un juego, en otras de una obligación y, aun experimentaron alegría por  ver que otra persona les prestaban atención y cercanía cuando eran lo que más deseaban porque carecían precisamente de ello, pero en  lugar de afecto y protección se encontraron súbitamente con sexo que no esperaban ni habían solicitado; por lo tanto, cuando una persona se expone a la infección VIH por haber ejercido una actividad sexual con personas de su mismo sexo, no debe culparse ni hundirse en la angustia y depresión, sino sobre todo buscar la atención adecuada.

Informar sobre  ello a quien profesionalmente actúe en forma correcta y atenderse oportunamente, para saber si realmente corrió el riesgo de la infección o no, evitando ingresar al camino de la somatización, es decir de experimentar en su cuerpo una serie de molestias que no son reales, pero que se generan por la culpa o por el miedo, o temor de haberse infectado, cuando, en realidad, pudo no suceder ello.

¿Tiene dudas?, Escribanos ahora

En su celular haga click en el botón y llámenos si lo requiere

AVISO DE PRIVACIDAD

 

Atendiendo  lo establecido en la Ley de Protección de Datos Personales  la Asociación  PROFIN VIH  A.C. hace del conocimiento de sus lectores que todos los datos publicados en esta página Web en ningún momento afectan la privacidad  de ninguna persona en contacto con la Asociación  PROFIN VIH, dado que únicamente se publican las conclusiones emanadas de las investigaciones, estudios y análisis surgidos a nivel poblacional o colectivo  para beneficio de otras muchas personas . Cualquier cita de algún caso se realiza tomando en cuenta solo los datos sobresalientes, sin personalizar y con el único fin de que, empleando datos reales, se llegue a conclusiones generales. En PROFIN VIH A.C. Los datos de cada persona son estrictamente confidenciales y nadie ajeno a PROFIN VIH  - a reserva que el propio titular lo autorice por escrito y con base  en la normatividad establecida por el IFAI  -  tiene posibilidad de consultar ningún documento relacionado con la salud o cualquier patología de la persona atendida. 

 Se publica este aviso de acuerdo a lo establecido por el IFAI en lo referente a “Aviso de Privacidad” para cualquier empresa, institución o publicación. 2018.

 

Teléfonos 55 55276205 / 55 53993671   email: profinvih@prodigy.net.mx