LA INFECCIÓN AGUDA en VIH y el SIDA no son lo mismo pero ambos pueden presentar; EPISODIOS CRÍTICOS

 

DRA. Ma. de la Paz Mireles Vieyra

Profesionales frente a la Infección VIH/SIDA

email: profinvih@prodigy.net.mx

 

En el curso de la infección VIH existen dos momentos importantes en los cuales el virus VIH cruza el llamado “umbral clínico” para  producir una serie de manifestaciones que el paciente percibe en grado diverso.

 

En Medicina le llamamos a ello: periodo patogénico de la Historia Natural de una enfermedad y se refiere a la dinámica que el agente agresor pone de manifiesto una vez que ingresa al organismo e inicia su daño contra el mismo.

 

En VIH podemos revisar el esquema que ilustra la entrada del agresor y el curso de la infección.

La línea punteada representa el curso del daño ocasionadopor el virus VIH a partir del momento en que ingresa alorganismo, lo cual se ilustra por una raya vertical guinda.

 

La curva 1 indica la infección aguda que el virus VIH produce asu ingreso por primera vez al organismo y la curva 2 representael momento en que el SIDA como fase avanzada se presenta.

 

La infección VIH comprende desde el momento en que el virus penetra por primera vez al organismo (línea guinda vertical), y continua por varios años (en promedio 8 ) como lo indica la línea azul punteada, antes de llegar al episodio Crítico o SIDA (curva número 2).

La línea verde horizontal se llama umbral clínico y lo que está  por debajo de ella quiere decir que es un daño no percibido por el paciente aún cuando el mismo exista, pero al ser de tipo bioquímico, a nivel de tejidos y no haber logrado el máximo necesario de destrucción celular para expresarse a través de síntomas, permanece aparentemente silencioso; una vez que  el daño obliga a la infección a cruzar la línea horizontal por arriba de la línea verde  o umbral, ello nos habla de que aparecen un conjunto de síntomas y signos, es decir, el paciente se da cuenta ya de que esta mal, porque tiene datos clínicos diversos de enfermedad y daño, los cuales  forman parte del cuadro denominado SIDA, con una serie de enfermedades oportunistas.

 

De acuerdo a lo anterior y con el fin de  dejar claros los conceptos, podríamos  precisar lo siguiente:

 

La infección VIH comprende desde el momento en que el virus VIH ingresa al organismo hasta todos los años en que el mismo tarde  para producir  el episodio denominado SIDA, aclarando que no en todos los casos el SIDA es obligado que ocurra.

 

Al respecto es importante destacar que hasta 1990/95 las personas con la infección VIH evolucionaban generalmente al SIDA  y cuando el mismo llegaba, el siguiente paso era, irremediablemente: la muerte, es decir después del SIDA no había mañana.

 

A partir del ingreso de los Antivirales en el mundo y particularmente de los llamados INHIBIDORES DE PROTEASA  hoy el curso de la enfermedad puede ser diferente.

 

Con el tratamiento el paciente puede salir del episodio crítico SIDA y nuevamente regresar a estar prácticamente asintomático (al nivel de la  línea VERDE y aún por debajo  de ella).

 

Si su apego al tratamiento es inadecuado puede nuevamente recaer en algún episodio de SIDA pero, estando bajo control, será más factible salir nuevamente.

En la infección VIH el apego al tratamiento resulta fundamental para el buen pronóstico, no basta con tomar los antivirales sino que deben cumplirse las tomas diariamente, sin olvidar ninguna dosis, ningún día. Pero además el paciente debe eliminar sus riesgos  de exposición, es decir: evitar la ingesta de alcohol, de droga, así como el mayor ingreso de virus, empleando además, permanentemente, protección durante la relación sexual (coito) sea anal, vaginal u oral.

Si el paciente lo logra, su evolución tiene altas probabilidades de ser: asintomática.

DETECCIÓN TEMPRANA

 

Significa que el paciente tempranamente detecta que esta infectado, no espera a tener datos clínicos a costa del SIDA o enfermedades oportunistas,  sino que mucho antes, AL CONOCER LA PROPIA PERSONA SUS RIESGOS, se realiza los estudios pertinentes con el fin de conocer oportunamente si está infectado y de resultarlo, realiza los cambios en su vida que permitan eliminar o disminuir al máximo los riesgos, así mismo acude a su control médico rutinario, si es necesario recibe tratamiento antiviral, si no es así, se somete sólo a vigilancia periódica, en estas condiciones el SIDA como cuadro crítico tiene pocas posibilidades de presentarse en un futuro. Es cierto que no puede médicamente descartarse del todo dicha posibilidad, pero la opción resulta teóricamente mínima, y por tanto  la mayor probabilidad será su NO OCURRENCIA.

Al respecto cabe señalar que un buen número de personas con riesgos evidentes se realizan cada año o en forma periódica el ELISA para VIH, conducta que podría decirse es correcta pero no del todo. Porque si la persona realmente está consciente de que desea eliminar sus riesgos entonces lo que debe hacer es NO EXPONERSE A NADA QUE LE FACILITE EL INGRESO DEL VIRUS pero ello resulta muy difícil -por lo menos para quien no tiene cualidades de “Santo”- si la persona continua exponiéndose cotidianamente a ambientes peligrosos  y asegura que él o ella saben salir impolutos del mismo, (!?).

Igualmente resulta muy difícil pensar que ingiriendo bebidas alcohólicas o droga alguien pueda realmente tener control sobre sí mismo, bajo estas condiciones, es decir si la persona continúa de una u otra manera sistemáticamente exponiéndose, un día si y otro no, resulta inútil y hasta desventajoso realizarse el estudio ELISA, ya que  podría  considerarse aún como un autoengaño, puesto que finalmente la persona “descansa “ cuando recibe el resultado negativo, pero de nada sirve, porque vuelve a exponerse y todo terminará el día -porque seguramente llegará ese día- en que el resultado del ELISA SEA POSITIVO y entonces desesperado y deprimido podrá comprobar que ¡por fin! el Elisa resultó positivo, entonces, todo se vendrá abajo y empezarán las auto-recriminaciones  pero ello en realidad  resulta en esencia absurdo, porque la persona sólo quiso auto-engañarse, ya que  el ELISA no actúa  como un PROTECTOR, hacerse el estudio cada año lo único que plantea es que esa persona realmente  no logra eliminar los riesgos y que tal vez los disminuye, pero CONTINÚA EXPONIÉNDOSE a ellos periódicamente y en VIH con una vez BASTA  para que  el virus entre y persista.

Sí no hay exposición NO HAY RIESGO, Si no hay riesgo  un  estudio repetitivo está de mas.

 

Si hay riesgo, por ocasional que sea, EL PELIGRO EXISTIRA  y UN DÍA EL VIH INGRESARA, DE NADA SERVIRÁ SABERLO SI NO SE LOGRÓ IMPEDIRLO.

 

En resumen hasta este momento, podemos señalar:

 

A) El SIDA es parte de la infección VIH pero no toda la infección.

 

B) El SIDA no es obligadamente un episodio crítico que deba ocurrir en todos los casos, depende de varios elementos el que se presente, entre los principales están:

 

- A mayor carga viral mayor posibilidad.

- A menor número de células CD4, mayor posibilidad.

- A mayor tardanza en establecer un tratamiento mayor posibilidad.

- A mayor grado de interrupciones en el tratamiento y menor apego al mismo mayor opción de ocurrencia.

- A mayores riesgos de exposición y no protección, mayor posibilidad de evolución a SIDA.

 

C) Aún ocurriendo el episodio SIDA el paciente puede  salir del mismo si recibe atención adecuada y sigue las indicaciones.

 

D) Después del SIDA hay mucha vida por delante, pero el paciente debe para ello poner su voluntad  y deseo de cambio en cuanto  cumplimiento del tratamiento y  superación de riesgos.

La infección por VIH  no necesariamente es crónica, por ahora lo es, pero nadie puede negar que en 5, 10 o 15 años, pueda existir la curación.

 

F) Si ello sucede, lo importante es que quien tenga la infección esté allí , y ello será posible si se hace una detección oportuna, un tratamiento  adecuado y  se tiene una conducta  hacia si mismo(a) de  esperanza y confianza, con un sentido de la vida  que finalmente es lo que resulta esencial para el enfermo.

 

G) Quien tiene infección VIH no tiene porque morir de SIDA, puede continuar su vida y desarrollar la mayoría de sus aspiraciones personales,  alcanzando la esperanza de vida común al resto de la población y un día morir, como cualquier mortal,  de cualquier otra causa  pero no necesariamente de SIDA.

 

H) Vivir con VIH  tampoco es algo gratuito, quien no entiende el mensaje que la vida da y continúa en el alcoholismo, la drogadicción, el “reventón”, la promiscuidad, el ocio, tiene muchas menos posibilidades de sobrevivir y muchas más de complicarse.

 

Es real.  No basta con el tratamiento, se requiere un cambio de actitud ante la propia vida.

También es real que aquel paciente hombre o mujer que se confía y que piensa “a mi no me hará nada” sin tomar las precauciones y el tratamiento requerido, su pronóstico puede ser sombrío.

En el camino uno ha conocido todo tipo de enfermos y varios de ellos fueron precisamente así. Personas que consideraron que a ellos nada les pasaría, que la dieta y el ejercicio los sacaría adelante y nada más, que con fuerza de voluntad lo lograrían

UN LINFOCITO  CD4 RODEADO DE VIRUS VIH

Cuando la enfermedad se presentó en algunos fue demasiado tarde para realizar un cambio y aún cuando en ese momento su esperanza se depositaba ya en el tratamiento la infección  – es importante no olvidarlo – resultó muy difícil de combatir una vez avanzada, por todas las complicaciones surgidas.

 

Por último, para aquellas personas que aún conociendo sus riesgos y más aún sabiendo que tienen el virus prefieren olvidarlo, cabría señalar que la persona puede intentar olvidar al Virus, el médico proceder inadecuadamente y aplazar el tratamiento, el problema es que el Virus continua haciendo su labor, el no tiene descanso alguno, su multiplicación es continua, persistente y diaria…

 

La persona puede negarse a si misma la infección, puede mentir sobre ella, puede intentar ignorarla, justificar su no atención o su no tratamiento, uno como profesional puede entenderlo, pero la pregunta clave es: ¿lo entenderá el virus? La respuesta: desde luego es que ¡NO!   Para el VIH no hay horarios, no hay descansos, no hay pretextos, ni circunstancias que el pueda entender, el sólo hace su labor: la destrucción celular y seguirá haciéndolo hasta que quien este infectado

decida pararlo para su propio bien.

 

ESTE ARTÍCULO CONTINÚA EN - SEGUNDA PARTE-

AVISO DE PRIVACIDAD

 

Atendiendo  lo establecido en la Ley de Protección de Datos Personales  la Asociación  PROFIN VIH  A.C. hace del conocimiento de sus lectores que todos los datos publicados en esta página Web en ningún momento afectan la privacidad  de ninguna persona en contacto con la Asociación  PROFIN VIH, dado que únicamente se publican las conclusiones emanadas de las investigaciones, estudios y análisis surgidos a nivel poblacional o colectivo  para beneficio de otras muchas personas . Cualquier cita de algún caso se realiza tomando en cuenta solo los datos sobresalientes, sin personalizar y con el único fin de que, empleando datos reales, se llegue a conclusiones generales. En PROFIN VIH A.C. Los datos de cada persona son estrictamente confidenciales y nadie ajeno a PROFIN VIH  - a reserva que el propio titular lo autorice por escrito y con base  en la normatividad establecida por el IFAI  -  tiene posibilidad de consultar ningún documento relacionado con la salud o cualquier patología de la persona atendida. 

 Se publica este aviso de acuerdo a lo establecido por el IFAI en lo referente a “Aviso de Privacidad” para cualquier empresa, institución o publicación. 2018.

 

Teléfonos 55 55276205 / 55 53993671   email: profinvih@prodigy.net.mx