¿Iniciar o no el tratamiento Anti viral?

 

Dra. Ma de la Paz Mireles Vieyra

IBB Raúl Martín Cruz M.

Profesionales frente a la Infección VIH/SIDA

En algunas ocasiones y a pesar de que la persona infectada con VIH

se encuentre enterada sobre el riesgo que representa tener SIDA,

puede albergar dudas en cuanto someterse o no a tratamiento,

aplazando su decisión.

 

Los motivos mas frecuentes para ello són:

 

  • Temor de que el tratamiento afecte la cara o la estética corporal.

  • Inquietud de que suceda, lo que en algunos casos alguien le pudo haber comentado, en cuanto a “ponerse peor” a causa del mismo.

  • Dudas sobre la efectividad de los antivirales, porque a lo mejor con el tiempo dejarán de tener efecto.

  • Posibilidad de que, si decide llevar una vida sana con base en una dieta rica en verduras y otros alimentos recomendados, alejándose de los riesgos que tenía, con eso bastará para que el virus se controle, puesto que ha visto que mejoraron algunas de sus molestias con solo seguir eso.

  • Considerar que si no hay gran afectación orgánica, con la fuerza de voluntad se puede vencer al virus.

 

En primer lugar cabría señalar que hoy, a casi 30 años después

del primer caso identificado de SIDA, la enfermedad continúa

presentándose a pesar de todos los adelantos.

 

Mayor problema en áreas rurales y suburbanas.

Resulta lamentable que en México al igual que en otras partes

del mundo sigan llegando casos con gran avance clínico e intenso

deterioro orgánico, debido a que en algunos casos la ignorancia

parece jugar el papel principal, influyendo para que las personas

decidan quedarse en su casa a esperar que llegue la solución, sin siquiera intentar buscarla. Ello sucede particularmente en medios suburbanos y rurales, considerándose en ocasiones que no hay nada que hacer y que el paciente morirá irremediablemente, colaborando en ello a veces el propio personal de salud quienes desalientan irresponsablemente a los familiares favoreciendo mayor depresión y daño.

 

Lo primero que las personas en condiciones así deben hacer, es acudir de inmediato al hospital más cercano a solicitar información y atención.

Es importante tomar en cuenta que en México, en muchas localidades, los hospitales del sector salud cuentan ya con atención para enfermos con la infección VIH/SIDA, es más, en muchos de ellos el tratamiento está disponible y es gratuito.

 

Personal de salud indiferente a las necesidades del enfermo

 

Desafortunadamente los pacientes y sus familiares deben

tomar en cuenta que pueden toparse con personal irrespon-

sable o indolente que no les preste la debida atención o no

les solucione absolutamente nada, o bien de una manera inhu-

mana les quite toda esperanza sin existir razones para ello.

 

Sabemos que muchas veces aún en la propia ciudad debe

afrontarse la irresponsabilidad de algún personal de salud

pero eso no quiere decir que en todos lados sea igual.

 

Ni que el Estado ampare o proteja a todas estas personas

que irresponsablemente desempeñan su aparente labor,

porque también es cierto que hay muchas otras que lo

hacen de manera adecuada, con empatía por el paciente y

con compromiso profesional.

 

 

 

 

 

                                         

 

 

 

 

 Ante situaciones incorrectas las personas deben protestar y recurrir a otro nivel, exponer su queja y por ningún motivo abandonar la lucha e irse a sus casas derrotados, considerando que ya nada hay por hacer y que lo único factible para ellos o ellas es la muerte.

 

                                          Porque NO ES ASI .

 

En la actualidad aún en casos bastante avanzados, la posibilidad de muerte es escasa, lo mas factible es la recuperación; desde luego más lenta mientras mas complicaciones existan, pero posible en la mayor parte de los casos.

 

Explicaciones no solo de tipo sexual.

 

Abandonar la lucha, resignarse y esperar pasivamente no parece ser lo mas razonable, es posible que detrás de ello se esconda el temor del paciente a afrontar el diagnóstico, o al que dirán; o tal vez, a las murmuraciones y/o burlas. Pero el paciente con VIH /SIDA no tiene porque sentir vergüenza, pena, temor o ansiedad por su diagnóstico o su padecimiento. Desde luego tampoco satisfacción o alegría, se trata simplemente de un padecimiento más, que tiene detrás de sí varias explicaciones de carácter tanto individual como familiar y social y no solo una exposición “erótica“ . El hecho de que hasta ahora, la mayoría de las veces, se encasille al paciente hombre o mujer que lo padece en el ámbito sexual enmarcándolo como generador aislado de su conducta, sin entender que la misma representa el reflejo de todo un panorama infantil y familiar la mas de las veces favorecido por una política social desigual e injusta, que ampara la explotación del ser humano en todos sus ámbitos; dentro de un marco ideológico acorde a ello, que lo que busca es reproducir y eternizar la imagen del responsable “individual” para, de esa manera evitar el compromiso y la responsabilidad social y familiar. En suma quienes deberían sentirse avergonzados no son los enfermos, sino las familias y la sociedad en general, en la medida en que las mismas hayan favorecido conductas contrarias a la protección de los niños y los adolescentes desde el seno familiar hasta la convivencia social poniéndolos en riesgo y quitándoles la protección que los adultos que los rodeaban, por diversos motivos, y en todos los ámbitos ( legal, social, político, sanitario, económico, cultural etc ) deberían haberles prodigado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Culpar a un microbio de la dimensión del daño en la población parecería ser la solución más fácil.

 

Lo mas cómodo parecería ser, considerar que el VIH es el responsable de todo el daño surgido pero no es así, el VIH es un microbio que al encontrar la forma de ingresar al organismo la utiliza, el problema real no es solo que el microbio exista, sino identificar qué es lo que esta sociedad ha hecho en cada uno de los países afectados para facilitar, inducir o estimular que sus integrantes realicen actividades y exposiciones que permitan el ingreso de ese microorganismo; ¿cuantas de esas exposiciones han sido generadas razonada y deliberadamente por la persona ? y ¿ cuantas han sido consecuencia de situaciones que la propia persona vivió y padeció muchas veces desde temprana edad sin que siquiera las entendiera ni mucho menos las favoreciera?, pero ante las cuales simplemente se acostumbró, adaptó o resignó porque tampoco encontró opciones accesibles y factibles para el cambio o la solución.

 

Por lo tanto solicitar la atención médica adecuada es lo primero que un paciente debe hacer, porque tiene derecho para hacerlo, desde luego la palabra “adecuada” tiene muchas limitaciones, porque el poder económico, irremediablemente, la determina y la influye; pero el enfermo y sus familiares deben buscar una opción y si la misma se cierra, acudir a otra y a otra, sin desfallecer, hasta obtener la atención necesaria.

 

Recordando sobre todo que el SIDA SIN ATENCION MEDICA sigue COBRANDO VIDAS . Porque el SIDA desde 1981 a la fecha no ha cambiado en si mismo como patología. El cuadro sigue acompañándose de una serie de problemas de tipo oportunista que es lo que caracteriza al mismo.

 

Y hoy 30 años después seguimos viendo pacientes con encefalitis por toxoplasmosis no diagnosticada o mal atendida, o bien con linfomas o con Sarcomas de kaposi extensos, o con neumonías o candidiasis invasivas etc.

 

Por lo tanto el SIDA cuando se instala y no se atiende acaba con la vida del enfermo.

Hombres y mujeres jóvenes los más afectados.

 

Pero el SIDA es un proceso, por lo general no se llega al mismo

de manera súbita, sino lentamente casi siempre en lapsos largos,

– lo que pasa es que el paciente pocas veces hace caso del aviso

o del alerta temprano – y empieza a preocuparse cuando el orga-

nismo ya siente el daño es decir cuando el virus ha destruido

miles de células.

 

Sin embargo, al inicio puede existir un cuadro agudo intenso

( infección aguda inicial) ante la entrada de una gran cantidad

de virus, sobre todo si el organismo que lo recibe está fuer-

temente debilitado, como sucede en la actualidad con bastan-

te frecuencia entre los jóvenes, los cuales desafortunadamente

están expuestos día con día a más y más alcohol así como a drogas y en muchas ocasiones se acaba atendiendo a pacientes casi adolescentes con un cuadro típico de SIDA. Sin embargo no se trata del SIDA etapa avanzada (C3) sino de una infección aguda que se tipifica o clasifica como A3 y tiene las características del SIDA en la cual el organismo de la persona no ha sido capaz de parar el ataque de un numero elevado de virus o bien sus defensas en general se encontraban lo bastante afectadas ( muchas veces debido precisamente a que ingieren una cantidad continua de alcohol y mínimo alimento, unido en ocasiones a severas depresiones ), como para generar una respuesta de defensa inicial no suficiente.

Por lo tanto, aunque esta persona pueda tener poco tiempo con el virus su organismo está tan deteriorado que el ingreso del VIH se acompaña de un fuerte ataque inmunológico que lleva al mismo a situaciones críticas.

 

UN paciente sin tratamiento siempre tiene el riesgo de llegar al SIDA porque mientras que el virus VIH no sea atacado, el mismo continuará reproduciéndose y al hacerlo invadirá células y las destruirá o inactivara en su función.

 

La única manera de detener este proceso es disminuyendo o eliminando al virus circulante.

 

Comentarios a los diversos temores ante la indecisión de aceptar o no el tratamiento antiviral.

 

  • Temor por considerar que el tratamiento puede afectar la estética facial.

 

Si bien es cierto que algunos antivirales tienen mayor posibilidad de ocasionar o favorecer la lipodistrofia o atrofia en cara por el consumo de grasa en partes donde generalmente se acumula la misma, favoreciendo una facies delgada o bien algunas otras alteraciones en el cuerpo, como son el desarrollo del abdomen, la giba en la espalda, etc. no es real que todos los pacientes lleguen a presentar esto. En nuestra experiencia con base en una serie de observaciones hemos implementado una investigación clínica cuya hipótesis de trabajo plantea que la afectación corporal tipo LPD ( lipodistrofia) no está relacionada exclusivamente con el tipo de AV administrados sino también con una serie de variables dependientes del sujeto tratado y relacionadas con sus hábitos alimentarios, no sólo en el presente sino en el curso de su vida. Y ello se ha generado de la observación relacionada con el hecho de que no todas las personas expuestas a un mismo antiviral desarrollan la LPD.

 

En general podría aseverarse de acuerdo a múltiples reportes que los antivirales mas proclives a hacerlo son los IP y dentro de ellos el Lopinavir.

Sin embargo de ninguna manera todo paciente que ingiera lopinavir presentara LPD, porque la realidad se encarga de demostrar que no es así y por ello se requieren estudios de mayor amplitud para identificar variables que favorecen y que disminuyen esta posibilidad.

 

Si consideramos probabilidades de que este problema se presente en pacientes que inician tratamiento, en nuestra experiencia tal opción es menor a 2 de cada 100 pacientes, porque al inicio del tratamiento lo habitual es que no se administre lopinavir sino otro tipo de antivirales del grupo denominado AN ( análogos nucleósidos ) y ANN ( análogos no nucleósidos)

 

Por lo tanto, cuando una persona infectada decide no iniciar el tratamiento porque conoció a una o dos, o 5 personas con LPD, no parece un buen argumento, porque por cada una de ellas seguramente existirán centenas que salvaron la vida y no tuvieron lipodistrofia.

 

  • Ha conocido de casos en los cuales el paciente inicio el tratamiento y al decir de esas personas “se puso peor”

Es cierto que un paciente avanzado que recibe tratamiento antiviral sin tratar antes una serie de enfermedades oportunistas puede empeorar, pero esta situación es resultado mas que del tratamiento en sí, de la experiencia y habilidad que el medico tratante tenga para identificar en sus enfermos en que momento deben entrar los antivirales y cuando debe aplazarse la entrada para resolver otros problemas prioritarios, o bien administrarlos en casos avanzados ( menos de 150 cd4/mm3) con base en un esquema semejante al que maneja PROFIN VIH es decir una administración escalonada y a corto plazo de tal manera que el paciente pueda superar paralelamente los problemas concurrentes que se presenten.

Por lo tanto aquí lo importante sería acudir con médicos experimentados en la atencion de pacientes VIH/SIDA que realmente estén interesados en brindar a los mismos una atencion adecuada.

Cuando el tratamiento se maneja correctamente, el paciente puede apreciar la bondad de los antivirales, les pierde el miedo, valora por sobre todo su efecto benéfico y a partir de ese momento su apego se hace persistente e intenso porque reconoce el beneficio que los mismos brindan a su vida.

 

  • Considera qué si empieza los antivirales llegará un momento en el cual los mismos dejarán de tener efecto.

Esta creencia esta relacionada con información incompleta emanada de diversas publicaciones en donde la resistencia a los AV ( antivirales ) se destaca, pero poco se habla de la persona que los tomaba. Cuando se busca información mas amplia, se encuentra que quien los recibía tenia un bajo apego por diversos motivos, el mas frecuente es el alcoholismo intenso, le sigue la drogadicción y a continuación la escasa información recibida por parte de quien le administra el tratamiento, es decir del médico o institución que lo trata ya que si no se brinda toda la información completa y necesaria, la persona pondrá como prioridad otras actividades ( el trabajo, la llegada a tiempo a diversos lugares, las vacaciones, etc etc ) anteponiendo cualquier cosa a la toma de los AV considerando que puede darle prioridad a todo por encima de ellos, cuando no es así, En VIH los AV ocupan el plano mas importante, son prioridad triple A porque sin vida, no hay nada. Y, hasta hoy, ante un padecimiento que no tiene cura por el momento, el AV representa la formula indispensable para mantener la salud; por otra parte, una vez pasadas las primeras 8 semanas de atención en casos avanzados el número de tabletas disminuye de manera notoria. Quien sufrió problemas de salud sabe perfectamente que tomar 10 o más capsulas al día poco importa, si a cambio de ello puede librarse de fiebres persistentes, diarreas, neumonía, baja de peso etc y hacer una vida prácticamente normal.

 

Los AV son excelentes medicamentos, existiendo en el mercado mundial mas de 35 autorizados, los cuales bien combinados y administrados permiten múltiples esquemas, cada uno de los cuales puede, con base en un buen apego tener una duración promedio de 6 a 8 o mas años. Por lo tanto en una persona que descubre la infección a los 20 años bastaría en teoría con 5 esquemas en el curso de su vida con un promedio de 8 años de apego por esquema para asegurar 40 años de buen tratamiento y respuesta, quedando por delante muchos otros esquemas que en todo ese tiempo seguramente habrán ya surgido, aun cuando lo mas probable es que la curación sea la mayor probabilidad en un lapso así.

 

Sin embargo una persona con mal apego echará a perder un tratamiento en un año y tal vez, en poco tiempo, habrá probado todos los esquemas y tendrá ya múltiples resistencias, porque el problema no será el esquema sino la persona y su mal apego.

 

  • Considera que si hace ejercicio, lleva una vida sana con base a una dieta rica en verduras y otros alimentos recomendados, y se aleja de los riesgos anteriores, con eso bastará para que el virus se controle, puesto que el o ella misma han visto que mejoraron de algunas molestias con solo realizar esto.

La influencia de la mente en cada uno de nuestros actos incluyendo nuestra salud no puede ser cuestionada, puesto que hay múltiples evidencias que la avalan. Cuando el enfermo conoce su diagnóstico casi siempre existe una respuesta emocional intensa, que lo puede llevar al abatimiento y la desesperanza y con ello empeorar su mismo estado de salud; cuando recibe apoyo emocional de cualquier tipo o bien muestras de solidaridad y afecto, todo ello puede por sí solo, favorecer su mejoría, pero no sólo en caso de VIH sino en cualquier padecimiento.

 

Sin embargo hasta hoy la mente no ha demostrado que puede “ eliminar al VIH” y el VIH es algo real no inventado ni ficticio. Es un virus demostrable y comprobable, que se puede corroborar su transmisión vía sanguínea y que tiene una capacidad de replicación extraordinariamente elevada y continua, de tal manera que se acepta que por día se producen mas de 10 millones de replicas. Desde luego que si un paciente padece VIH y no favorece una actitud positiva, tardará mucho mas en recuperarse, por el contrario, si su forma de actuar es adecuada ello indudablemente ayudará.

 

Recientemente un enfermo de 40 años con peso por arriba de lo deseable para su estatura y aparentemente con mínimos datos clínicos decidió acudir a atención médica porque percibió que a pesar de todos sus esfuerzos, y del entusiasmo, manera de comer y vivir que el había decidido adoptar desde que supo que tenía VIH, algo en su organismo le reportaba que la salud no estaba del todo bien, lo primero que dijo al llegar fue : “esta infección a mi no me va matar” , su fuerza de voluntad era notable y ello favoreció que aún con solo 3 CD4 y mas de 200 mil de carga viral/mm3 no manifestara mayores molestias, pero en realidad cuando el tratamiento se inicio el paciente presentó algunos datos clínicos esperados como parte de su baja inmunidad, los cuales fueron controlados.

 

Al finalizar el mismo expresó: “gracias, realmente me sentía muy cansado y no sabía cuanto había perdido de mi capacidad de salud, hoy me doy cuenta de ello y me siento perfectamente, ahora entiendo porque debía tomar el tratamiento…” si este enfermo hubiera seguido confiando en su fortaleza mental y espiritual la misma le hubiera servido pero, el Virus, habría continuado mermando su salud y un día – mucho mas cercano de lo que el pensara – una simple diarrea por una comida contaminada podría haberlo llevado al hospital en condiciones de urgencia y entonces el final podría haber sido diferente.

 

  • Considera que está en etapa muy temprana y que solo con su fuerza de voluntad vencerá al virus.

 

El VIH no tiene portadores, desafortunadamente los propios médicos hemos favorecido este termino que en VIH no es correcto, porque un portador es aquel que alberga un microbio sin que el mismo le ocasione daño alguno y en VIH esto no es así, dado que el VIH siempre esta dividiéndose y siempre esta invadiendo células y al hacerlo siempre las esta afectando, invalidándolas o destruyéndolas. Por lo tanto nadie es portador. Todos son infectados asintomáticos o sintomáticos

 

En 1998 era claro que todo infectado con el virus VIH que tuviera un conteo de linfocitos CD4+ menor o igual a 200 células/mm3 debía iniciar un tratamiento antirretroviral, independientemente de si presentaba o no otros signos o síntomas de la infección. Sin embargo,la Guía para la Utilización de Agentes Antiretrovirales en Adolescentes y Adultos publicada ese año recomendaba el inicio de la terapia antirretroviral en pacientes asintomáticos si el conteo de linfocitos CD4+ era menor a 500 células/mm3 o bien si la carga viral era mayor a 20,000 copias/mL. De lo contrario se sugería mantener bajo seguimiento al paciente o bien ofrecerle iniciar la terapia de forma voluntaria.

 

Este criterio para iniciar o no el tratamiento y para considerar cuando era oportuno hacerlo o no ha variado con el correr de los años y resulta interesante revisar como han ido cambiando al respecto los criterios mundiales

 

En febrero del 2001 la guía del Departamento de Salud de los Estados Unidos recomendaba iniciar el tratamiento de pacientes asintomáticos sólo si el conteo de linfocitos CD4+ era menor a 350 células/mm3 o bien si la carga viral era mayor a 55,000 copias/mL. Sin embargo los investigadores participantes no dejaron de señalar su preocupación por la posibilidad teórica de que existiera “algún daño al sistema inmune que de otra manera podría haberse evitado mediante la terapia temprana “ y ello llegara mas tarde a ser irreversible.

 

En México durante muchos años y todavía hasta la fecha en muchas instituciones se mantiene el criterio de iniciar el tratamiento antirretroviral en VIH hasta que el paciente presenta síntomas y signos de SIDA es decir hasta que tiene menos de 200 linfocitos cd4 por ml y cuando, indudablemente, ha perdido no solo células de este tipo sino muchos otros elementos inmunes se han visto afectados.

 

Como parte de ello cuando el enfermo asiste antes de que tenga SIDA ( es decir menos de 200 células por mm3 ) muchas veces EL PROPIO PERSONAL DE SALUD ( médicos) le manifiestan que mejor regrese cuando tenga síntomas, independientemente de que su carga viral esté elevada o no y del número de células CD4 existentes.

 

Es posible que en varios países las recomendaciones para iniciar tratamiento se basen mas que nada en lineamientos económicos mas que técnicos, porque el administrar tratamiento a todo paciente VIH implica no solo el doble sino probablemente 3o 4 veces mas del presupuesto que consume actualmente un país en el tratamiento de su población con SIDA, en caso de que decida administrar el tratamiento a todos aquellos infectados e infectadas. La guía de la OMS del 2010 recomienda tratar a todos los pacientes con conteos menores a las 350 células CD4+/ mm3, independientemente de su estadio clínico y dar la opción voluntaria a los pacientes con conteos mayores. Para marzo del 2012 la guía DHHS (Departamento de Salud de los Estados Unidos: Department of Health and Human Services, DHHS por sus siglas en inglés) recomendó iniciar el tratamiento, EN TODOS los pacientes VIH, lo cual se ha mantenido en la versión publicada en febrero del 2013. Para muchos de los que atendemos medicamente a pacientes VIH, esta ultima recomendación mundial – administrar el tratamiento a todo paciente VIH lo mas temprano posible – parece ser lo mas correcto considerando que día con día podemos comprobar que tener el VIH en el cuerpo no resulta para ninguna persona afortunado, ni es algo que puede pasar desapercibido o ser inocuo. El VIH por día es capaz de reproducir millones de virus y eso no es un juego, sino un riesgo grave para las células y la invasión que las mismas reciben, pero además surgen una serie de alteraciones inmunológicas, muchas de las cuales aún no conocemos en su totalidad y profundidad, por lo tanto evitar desde el primer día que el virus pueda actuar y reproducirse, representa la medida adecuada que la salud mundial debe recomendar sin limitantes económicos ni clasistas, sino como parte de una visión preventiva y terapéutica temprana que lo persigue es disminuir a toda costa, el daño y que en casi 30 años ha demostrado que es posible lograrlo y superarlo.

 

Por lo tanto si usted esta infectado (a) o bien, sospecha pudiera estarlo por haber corrido algún riesgo, en particular relaciones de tipo anal con hombres (pasivas o activas) o bien hombre – mujer , (muy especialmente si ud o su pareja acostumbran ingerir grandes cantidades de alcohol cayendo o no en la inconsciencia), es conveniente medite en la oportunidad que la medicina actual con sus adelantos le ofrece para detectar a buen tiempo una infección que hoy es posible detener y mantener en niveles mínimos de daño.

 

REALICESE EL ELISA PARA DETECTAR LA INFECCIÓN VIH Puede hacerlo en cualquier laboratorio profesional y si sale positivo NO SE ASUSTE, NO SE INQUIETE, deberá realizarse después el Western Blot para corroborar si realmente está positivo o positiva y si es así… TRANQUILO, TRANQUILA, CALMA…LO QUE HOY PARECERÍA SER UNA DESGRACIA, EL DÍA DE MAÑANA SE CONVERTIRÁ EN UNA GRAN BENDICIÓN, PORQUE PROBABLEMENTE DESCUBRIRLO HOY LE PERMITIRA HACER UN CAMBIO EN SU VIDA, RETOMAR MUCHOS PLANES QUE A LO MEJOR ABANDONO, CUIDARSE, EVITAR MAYOR AVANCE Y, SOBRE TODO, EMPRENDER UN NUEVO CAMINO, LLENO DE CAMBIOS Y FELICIDAD .

RECUERDE MUCHAS PERSONAS LO HAN DICHO…. EL VIH ME CAMBIO LA VIDA …PERO… PARA BIEN…

 

SI lo dicen y nadie les enseño a decirlo, sino ellos y ellas sacaron esa conclusión… por algo será…. ¿no cree?

 

_________________________________________

 

Referencias.

 

Disponible en:

 

http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/00054080.htm

http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/00001409.htm

http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJM199309163291228

http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/00038328.htm

http://www.antimicrobe.org/h04c.files/history/Guideline-NIH-AdultandAdolescentGL-2009.pdf

http://whqlibdoc.who.int/publications/2010/9789241599764_eng.pdf

http://aidsinfo.nih.gov/contentfiles/lvguidelines/adultandadolescentgl.pdf

AVISO DE PRIVACIDAD

 

Atendiendo  lo establecido en la Ley de Protección de Datos Personales  la Asociación  PROFIN VIH  A.C. hace del conocimiento de sus lectores que todos los datos publicados en esta página Web en ningún momento afectan la privacidad  de ninguna persona en contacto con la Asociación  PROFIN VIH, dado que únicamente se publican las conclusiones emanadas de las investigaciones, estudios y análisis surgidos a nivel poblacional o colectivo  para beneficio de otras muchas personas . Cualquier cita de algún caso se realiza tomando en cuenta solo los datos sobresalientes, sin personalizar y con el único fin de que, empleando datos reales, se llegue a conclusiones generales. En PROFIN VIH A.C. Los datos de cada persona son estrictamente confidenciales y nadie ajeno a PROFIN VIH  - a reserva que el propio titular lo autorice por escrito y con base  en la normatividad establecida por el IFAI  -  tiene posibilidad de consultar ningún documento relacionado con la salud o cualquier patología de la persona atendida. 

 Se publica este aviso de acuerdo a lo establecido por el IFAI en lo referente a “Aviso de Privacidad” para cualquier empresa, institución o publicación. 2018.

 

Teléfonos 55 55276205 / 55 53993671   email: profinvih@prodigy.net.mx