FAMILIAS CON VARIOS HOMBRES CON PREFERENCIA HOMOSEXUAL E INFECCIÓN VIH

¿DESVIACIÓN GENÉTICA O PROBLEMAS

SOCIO - ESTRUCTURALES?

Dra. Ma. de la Paz Mireles Vieyra: profinvih@prodigy.net.mx

PROFIN VIH A.C. 

Heriberto * es el segundo de 4 hombres de una familia Veracruzana, llega a atención médica en el 2008 por padecer infección VIH/SIDA en grado avanzado, está casado y tiene 3 hijos, todos hombres; la mujer es negativa al VIH, todos los hijos son ya adolescentes, el menor de 16 años.

 

Al realizar la ficha personal, Heriberto refiere por primera vez lo que le sucedió en la infancia; el abuso sexual realizado por hombres que trabajaban en el taller mecánico que su padre tenía en su propia vivienda y en donde un día,  - cuando el tenía alrededor de 6 años - uno de los mecánicos lo somete a abuso sexual, posteriormente otro mecánico más, se suma a ello y ambos, en diferentes momentos y en repetidas ocasiones abusan de él, incluyendo violación sexual, lo cual dura aproximadamente dos años. Esta situación fue favorecida porque el padre de Heriberto disfrutaba tomando alcohol y frecuentemente por las tardes, sus empleados y el se reunían en el taller, para ingerir bebidas hasta quedar alcoholizados.

Al efectuar la historia clínico-epidemiológica se identificó que 2 hermanos más de Heriberto tenían VIH, ambos residían en localidades de Veracruz. Pasado el tiempo y ante el hecho de que Heriberto mejoró y salió adelante, en el 2013, nos visitó uno de sus hermanos que se encontraba con problemas importantes de enfermedad por VIH y al realizar el interrogatorio se pudo comprobar que él también había sufrido violación en la infancia, en forma semejante a la de su hermano, es decir, empleados de su padre habían abusado sexualmente de él.

Ambos hermanos nunca habían informado lo ocurrido a nadie de la familia, que además, al parecer nunca se dió cuenta de lo sucedido en el taller por las noches, durante años . El hermano recién llegado tenía preferencia homosexual; más tarde, arribó el tercer hermano, también con VIH, casado y con 2 hijas y su antecedente infantil coincidía con el de sus hermanos en cuanto el abuso infantil, era el hermano mayor y aparentemente nunca se enteró de lo que le sucedió a sus otros hermanos; fue alcohólico desde temprana edad, violento, con problemas familiares repetitivos y VIH desde hacía varios años, el cual controlaba en forma irregular. Por fortuna ni su mujer ni sus hijas ( la menor de 12 años ) tenían VIH . Finalmente Heriberto acudió a la clínica con el cuarto hermano, el cual era el menor, y a quien se le había diagnosticado en su adolescencia probable esquizofrenia, fue traído porque presentaba datos clínicos que hacían sospechar a Heriberto que su hermano tuviera problemas semejantes a los de él y por ello solicito su revisión, confirmándose que también tenía VIH. Se trataba de un joven homosexual callado, que ingería alcohol; sin trabajo ni asistencia a la escuela, y el cual residía en una localidad a más de 200 kms, en compañía d e los padres.

Cuatro hermanos: dos bisexuales con hijos y dos con preferencia homosexual, todos con infección VIH; los cuatro con problemas de depresión, dos con alcoholismo y dos más con violencia intrafamiliar, éste era el

cuadro familiar, en donde se identificaba claramente un elemento común a todos ellos : la violación infantil ocurrida: 3  a manos de empleados de la familia y uno con violación intrafamiliar,  eventos que  podrían suponerse como causa fundamental, sin embargo, consideramos que el verdadero problema obedecía básicamente a la escasa protección que el padre y la madre presentes en la familia , brindaron a a esos niños, hoy adultos . Al conocer la historia familiar, se identificó que el padre ingería grandes cantidades de alcohol varios días a la semana, quedando alcoholizado en cada ocasión, dejando su taller en manos de los demás, a ello se agregaba que los días domingos tanto él como la madre de estos muchachos se alcoholizaban juntos y con otros familiares en reuniones al decir de ellos "sociales", lo cual relajaba la vigilancia que pudieran tener hacia los pequeños, dejándolos a merced de adultos alcoholizados que a su vez tenían diversos antecedentes.

Por lo tanto, los dos hermanos bisexuales con esposa e hijos , probablemente estaban repitiendo una añeja historia familiar, relacionada con algunos de los hombres de esa familia que incluía tal vez no solo al padre de ellos sino tal vez a tíos, abuelos o bisabuelos, - lo cual resultaba difícil de confirmar, pero posible de elucubrar - .

En medio de este ambiente lleno de alcohol, en donde los adultos no cumplían con su rol protector y , por el contra-

rio, servían de mal ejemplo para sus hijos, no sólo por el alcoholismo, sino por lo que el mismo generaba: violencia periódica, mal vocabulario, subvaloración de la educación, etc., resultaba importante averiguar qué había sucedido con la anterior generación de adultos y ello nos llevó a analizar la historia de vida de los abuelos paternos y maternos encontrando un ambiente poco diferente en cuanto el alcoholismo y la violencia por parte de la figura masculina y la dependencia económica y sometimiento por parte de la femenina .

En nuestra experiencia y análisis de casos hemos podido constatar que los padres de varios de los enfermos sufrieron a su vez, de pequeños, historias parecidas a las de sus hijos y que ello influyó de manera importante en su vida posterior, en cuanto al alcoholismo y la forma de comportarse con sus hijos hombres, puesto que en la mayoría de los casos , la violencia hacia los niños (varones) fue importante y casi siempre sin causa real. Pero además, el alcoholismo nos llevo a sospechar y, en varios casos, a confirmar, que el mismo había facilitado encuentros ocasionales de tipo homosexual en los padres, predominando el rol de sujeto activo, episodios que nunca hasta entonces fueron revelados y que los padres/abuelos veían como "normal consecuencia de la toma de alcohol entre amigos ", pero, a pesar de ello, ponían de manifiesto un hecho "sin mayor trascendencia" según ellos, que fue ocultado o callado por años y que según los relatos, demostraba no haber sido tan fugaz ni intrascendente como ellos mismos lo juzgaban o querían hacer creer .

Estos hombres eran personas que sufrían en forma importante y de manera callada por la situación provinciana que vivían, al llevar una vida oculta en donde la homosexualidad se adueñaba de su conducta y al parecer los obligaba a afrontar la vida social y familiar, 2 de ellos bajo un papel de esposos y padres aparentemente "heterosexuales" cuyos roles  con frecuencia los tensaban y abrumaban.

El apoyo psicológico permitió, a dos de ellos , confrontar estos hechos de la niñez y analizar la repercusión infantil, al ser por un lado, violentados por adultos y por otro, relegados en el afecto y la protección por la figura paterna, lo cual generó un terreno propicio para que los niños se acercaran a otras figuras masculinas adultas, pero todo ello dentro de un ambiente negativo en el cual los que carecían de poder de decisión eran, precisamente, los menores de edad.

Con el tiempo y la atención médico - psicológica, se favoreció en uno de los dos hombres con pareja femenina que el mismo resolviera muchas de sus ansiedades y temores presentes durante años y los cuales habían favorecido una difícil relación hombre-mujer durante el matrimonio, logrando abordarse diferentes aspectos de la relación, emanados varios de estas experiencias y, poco a poco, el paciente sin presión de ningún tipo, optó finalmente por una conducta heterosexual exclusiva, mejorando de forma radical la relación con su mujer e hijos, al abandonar conductas violentas, tornándose su relación más amigable y amorosa.

El otro hermano con pareja femenina no permitió el acercamiento mayor a la atención médica y psicológica y continuó con sus periodos de alcoholismo y violencia hasta que la mujer huyo de su lado, llevándose a sus hijas.

El tercer hermano abandonó el alcohol, persistió con su preferencia homosexual pero su cambio de comportamiento fue definitivo en cuanto a evitar mayor exposición al riesgo y llevarlo a encontrar una pareja fija, con buena y persistente recuperación de su salud .

El cuarto hermano al carecer de todo apoyo familiar desde pequeño y con posibilidad de abuso por parte no solo de extraños sino de familiares, no logró continuar el tratamiento y simplemente lo abandonó sin que sus convivientes mostraran mayor interés por su cuidado, dado que el mismo no era un joven autosuficiente 100%.

 

Lo anterior nos plantea que en muchas familias en donde la homosexualidad, tanto de hombres como de mujeres, parece ser prevalente, las causas también lo son y podrían estar íntimamente ligadas no a los genes, sino al comportamiento generacional de los adultos hacia los niños y niñas. Cuando ese comportamiento impide que los adultos protejan adecuadamente a los infantes, el abuso sexual muy frecuentemente estará presente, ya sea dentro de la propia familia como sucede en el caso de las niñas a manos de su propio padre - alcoholizado o no -, o bien de un padrastro que la propia madre introduce al seno familiar ; y en el caso de los niños con gran frecuencia a costa de un primo, tío (generalmente materno), hermano o amigo de la familia cercano quienes al correr del tiempo generalmente terminan casados pero eso no evita que varios de ellos ejerzan la pederastia o la homosexualidad oculta y sus actos se conocen solamente a través de aquellos pequeños de los cuales abusaron cuando niños y que hoy adultos deciden referirlos e informan sobre su circunstancia actual, de donde podemos identificarlos, ya que de otra manera al estar casados y con hijos sería difícil pensar en conductas sexuales comprometedoras si no existiera el antecedente claro de abuso , que la víctima señala.

En los casos en donde existen niñas violadas es importante averiguar si la madre de esas niñas no fue sometidas a algo semejante durante su propia niñez y con las mismas figuras, es decir con el padre o el padrastro, o a veces también a costa de los hermanos como se reporta con frecuencia y averiguar hasta qué punto su respuesta ya adulta frente a la hija violada no se tornó tan paralizante e inadecuada como la tuvo ella misma de pequeña ante su propio agresor.

En otras ocasiones, las mujeres, madres de hijas violadas, adoptan la actitud en algunos casos de su propia madre, es decir: una conducta fría o distante ante la cual la hija refiere intenso dolor por el desapego y desamor que piensa tiene la madre hacia ella, al no defenderla, sin embargo, en realidad parecería más bien tratarse de la repetición de un modelo aprendido.

De tal manera que a pesar de que conocen o sospechan sobre el abuso sexual a manos del padre, padrastro u otro familiar, muchas madres prefieren callar o hacerse omisas antes que proceder contra la figura masculina, ante la cual se someten y aferran muchas veces con amor tóxico en lugar de defender a sus pequeñas (os) , en las cuales tal actitud materna dejará una huella dolorosa que muchas veces supera al propio acto de violación, porque plantea el desamor en su grado máximo, así como la subvaloración de sí mismas; aspectos que prevalecen en muchas mujeres que consumen alcohol en abundancia o drogas, los cuales acaban por hundirlas en lugar de favorecer su mejoría.

Las niñas y adolescentes mujeres además, tendrán otros motivos mas de discriminación social colectiva y será el que las culpen del embarazo temprano o del aborto , o bien del abandono de infante, cuando la realidad es que la mayoría de las púberes y adolescentes no se embarazan por su gusto, erotismo o negligencia, sino a consecuencia de la seducción, del engaño o de la violación realizada por adultos y frecuentemente por su propio padre, padrastro , hermanos, primos u otras figuras masculinas que lo hacen en contra de sus deseos. Y generalmente, mediante el sometimiento y la violencia.

Como parte de esta discriminación colectiva mundial está el denigrar a la mujer, tachándola de desnaturalizada,

libertina o alocada, cuando en realidad , la misma muchas veces tiene que soportar no solo el abandono del ser

que la embaraza, sino la humillación y la marginación social , que contribuirá en mucho a que se lance al mercado de la explotación sexual que estará esperándola con los brazos abiertos para vivir a costa de ella y de su juventud, hundiéndola en el alcoholismo y la drogadicción, ante lo cual no sólo se precipita como víctima sino también como un ser humano falto de decisión, visión y fortaleza suficiente para rehuirlo y afrontar una realidad diferente en donde ella misma constituya el tesoro más importante y valioso a salvar.

Conducta difícil de lograr si la familia misma se encarga de denostar a la joven o adolescente, sin embargo muy factible de lograrse si la joven decide abandonar la ruta fácil (y difícil a su vez,) del alcohol, la droga y el comercio sexual.

Este panorama es el que muchas veces está presente detrás de muchos casos de VIH y es aquí donde la terapéutica por más efectiva que sea puede fracasar si no se acompaña de una atención integral en donde la receta no sea la parte esencial del tratamiento sino la atención global de la persona, no sólo partiendo de un diagnóstico orgánico sino de una historia clínico-epidemiológica de exposición a diversos riesgos infantiles y durante el crecimiento, los cuales en muchos casos, parecen ser la verdadera causa de que la persona continúe exponiéndose o bien de su desapego al tratamiento.

Cuando el profesional o la institución que atiende pacientes con VIH/SIDA está consciente de esta panorámica socio médica , el éxito de la atención está asegurado, porque el paciente generalmente responde y visualiza claramente la opción de mejoría y la posibilidad de definir o cambiar su presente y no sólo padecerlo.

Y ello desde luego no implica un cambio de preferencia sexual, sino un ejercicio sano de la misma, en donde el

sexo no representa la parte central de la existencia, ni su ejercicio define a quien lo expresa, sino que el ser humano se valora a través de la inteligencia, el talento y los afectos, para gozar conjuntamente del amor y la sexualidad; bajo este enfoque la infección VIH termina por ser un problema más, que hoy, afortunadamente, tiene control y futuro

* Caso basado en hechos reales . Los nombres de las personas mencionadas han sido alterados, lo mismo que algunos detalles, para preservar su anonimato.

AVISO DE PRIVACIDAD

 

Atendiendo  lo establecido en la Ley de Protección de Datos Personales  la Asociación  PROFIN VIH  A.C. hace del conocimiento de sus lectores que todos los datos publicados en esta página Web en ningún momento afectan la privacidad  de ninguna persona en contacto con la Asociación  PROFIN VIH, dado que únicamente se publican las conclusiones emanadas de las investigaciones, estudios y análisis surgidos a nivel poblacional o colectivo  para beneficio de otras muchas personas . Cualquier cita de algún caso se realiza tomando en cuenta solo los datos sobresalientes, sin personalizar y con el único fin de que, empleando datos reales, se llegue a conclusiones generales. En PROFIN VIH A.C. Los datos de cada persona son estrictamente confidenciales y nadie ajeno a PROFIN VIH  - a reserva que el propio titular lo autorice por escrito y con base  en la normatividad establecida por el IFAI  -  tiene posibilidad de consultar ningún documento relacionado con la salud o cualquier patología de la persona atendida. 

 Se publica este aviso de acuerdo a lo establecido por el IFAI en lo referente a “Aviso de Privacidad” para cualquier empresa, institución o publicación. 2018.

 

Teléfonos 55 55276205 / 55 53993671   email: profinvih@prodigy.net.mx