El VIH-2 en América Latina

IBB Raúl Martín Cruz M.

 

Profesionales frente a la Infección VIH/SIDA

email: profinvih@prodigy.net.mx

 

 

INTRODUCCIÓN Cuando, en 1983, se identificó al virus de la inmunodeficiencia humana (VIH-1) como el agente causal del hasta entonces poco conocido Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, nadie esperaba encontrar otro virus causante de un SIDA, pero en 1986 se identificó un segundo agente viral, parecido al VIH-1 en casi el 50% de su genoma, que fue denominado VIH-2.Si bien el origen biológico de los retrovirus humanos es desconocido, en el caso de los virus VIH-1 y VIH-2 existen evidencias que apuntan a una transmisión zoonótica (desde primates no humanos) en dos o más momentos históricos distintos, siendo el VIH-1 el producto de la transmisión de un virus simiano de inmunodeficiencia proveniente del chimpancé Pan troglodytes troglodytes y el VIH-2 el resultado de la transmisión de un virus parecido que infecta al mono Cercocebus atys.

 

Bajo ésta óptica, las diferencias actuales entre los virus humanos y los simianos serían el resultado natural de los procesos biológicos de mutación azarosa y de la recombinación genética entre distintas cepas virales. De hecho, en la actualidad se ha encontrado tal diversidad entre los genomas de distintos aislados virales que se han propuesto al menos 3 grupos distintos de VHI-1 (M, O y N), 11 subtipos (A al D, F al H, J y K) y más de 5 cepas producto de recombinaciones entre los distintos subtipos (CRFO1 al O6), así como al menos 2 subtipos de VIH-2 (A y B). Aunque el mecanismo exacto de estas supuestas transmisiones desde monos y chimpancés al ser humano es desconocido, se han postulado diversas posibilidades, entre las que destacan la utilización de estos animales como alimento y como mascotas (lo que podría explicar el contagio interespecies debido a un contacto accidental con sangre de monos infectados; a la práctica de relaciones sexuales de tipo zoofílico con esos primates; etc.)

 

EL VIH-2

Desde su identificación, el VIH-2 llamó la atención de la comunidad médica porque se encontró que aquellos individuos infectados por el VIH-2 presentaban cuadros de inmunodeficiencia más benignos que aquellos infectados por el VIH-1, progresaban mucho más lentamente hacia el SIDA y parecían no transmitir fácilmente el virus.

 

El hecho de que la carga viral promedio de un paciente VIH-2 positivo fuera de 15 a 25 veces menor que la de un paciente VIH-1 positivo, llevo a muchos a pensar que el VIH-2 permitía al cuerpo montar una respuesta inmune más vigorosa contra la infección. Sin embargo, estudios más recientes muestran que tanto en la infección por VIH-1 como por VIH-2 la carga viral es un buen indicador de la progresión de la enfermedad, y que las respuestas inmunes celulares en ambos tipos de infección son muy similares (determinadas a partir de la liberación de interferón gama por las células mononucleares periféricas), lo que contradice la idea anteriormente sostenida de que existe una respuesta inmune aún más vigorosa como causa de la lenta progresión.Además, aunque existen pocos estudios que comparan a largo plazo las tasas de mortalidad entre adultos infectados por el VIH-1, el VIH-2 y adultos sanos, sabemos que, por ejemplo mediante un estudio de seguimiento a largo plazo de 822 mujeres embarazadas en Gambia, la mortalidad entre mujeres infectadas con VIH-2 es 5 veces mayor que entre las mujeres seronegativas, aunque ciertamente resulta ser de ¼ con respeto a las mujeres infectadas por el VIH-1.

 

En un principio también se postuló la posibilidad de que la infección por el VIH-2 impidiese o dificultase una infección posterior por el VIH-1 y, aunque ciertos datos de laboratorio parecen apoyar esta idea, los datos epidemiológicos contemporáneos no concuerdan del todo con ella. En Zimbabwe, por ejemplo, los investigadores de la Universidad de Zimbabwe han conducido tres estudios de cohorte en los últimos 11 años y han encontrado que entre el 18% y el 25% de los individuos infectados por el VIH-1 también están infectados con el VIH-2. En contraste, han sido incapaces de detectar un solo caso de infección exclusiva por VIH-2.

 

Por lo que respecta a la información sobre patrones de mutación y de resistencias a los antivirales, esta es muy limitada para el VIH-2 debido a que no existen muchos pacientes bajo tratamiento. El estudio más amplio en la actualidad incluye a 21 pacientes suecos, y claramente señala que existen diferencias importantes entre los perfiles genéticos de resistencias a antivirales entre los virus VIH-1 y VIH-2, por lo que los estudios genotípicos de resistencia para el VIH-1 no deben extrapolarse al VIH-2.

 

Hoy se conoce además que la transcriptasa reversa del VIH-2 no es sensible a los medicamentos antiretrovirales del grupo de los análogos no nucleótidos, y recientemente un grupo en España reportó que la proteasa del VIH-2 es 9 veces más sensible al saquinavir y tan sensible al ritonavir, indinavir y nelfinavir como lo es la proteasa del VIH-1.El VIH-2 SE EXPANDE POR EL MUNDOLa inmensa mayoría de los casos de SIDA en todo el orbe se deben a virus clasificados dentro del tipo VIH-1 (particularmente los pertenecientes al grupo M), mientras que la casi totalidad de los casos de SIDA atribuibles al VIH-2 se han presentado en países de la región occidental africana como Senegal, Ghana, Nigeria, Guinea-Bissau, Zimbabwe, Malí y Costa de Marfil.

 

Esporádicamente, sin embargo, se reportan casos aislados de infección por VIH-2 en otras regiones del mundo como la India , Rusia, China, Egipto o Eslovenia, y es claro que las relaciones socioeconómicas existentes entre África y otros países funcionan como un nodo de difusión del VIH-2.

 

En España, por ejemplo, se han identificado al menos 105 casos de infección por VIH-2 -que incluyen los subtipos A y B- en inmigrantes africanos así como en españoles que viajan o han tenido contactos sexuales con individuos del occidente africano; mientras que en Portugal el 4 % de todos los casos de SIDA notificados se deben a una infección por VIH-2.Es interesante encontrar que el mismo 4% de infección por VIH-2 ha sido reportado en el análisis seroepidemiológico de 6,800 muestras de pacientes diagnosticados con SIDA en la India, mientras que en un estudio de 198 usuarios de drogas intravenosas residentes en la región más afectada por la epidemia en China (el distrito de Yuxi en la provincia de Yunnan) el 6% de todos los individuos VIH positivos resultaron estar infectados por el virus VIH-2.

EL VIH-2 EN AMERICA LATINAUn reporte presentado durante la XIV Conferencia Internacional de SIDA en Barcelona por Esper Kallas, de la Universidad Federal de Sao Paulo, en el sentido de que el único caso confirmado de infección por VIH-2 en América Latina era el de una mujer brasileña que tuvo relaciones sexuales 16 años atrás con un hombre procedente de Guinea Bissau, nos motivó a investigar cuál es el estado actual de la infección por VIH-2 en América Latina.Lo que encontramos, por desgracia, no resulta muy alentador: no existe una base de datos en los distintos países latinoamericanos que permita identificar los casos de VIH-2 con certeza. La inmensa mayoría de las listas oficiales de casos de SIDA y/o de infección por VIH no especifican el método utilizado para identificar la infección por VIH, mientras que aquellas que lo hacen por lo general señala el empleo de pruebas que no permiten diferenciar la presencia del VIH-2.

 

A la fecha hemos identificado la confirmación de infecciones por VIH-2 únicamente en 4 países: Brasil (un solo caso, identificado por Western Blot y confirmado por secuenciación del genoma viral),18 Martinica (en mujeres embarazadas, utilizando Western Blot), El Salvador (en mujeres embarazadas y población abierta, utilizando Western Blot) y en el Uruguay (detectada por ELISA, Western Blot e IFA en prostitutas/os, donadores de sangre y drogadictos ).La carencia de información sobre el avance de la infección VIH-2 en América Latina resulta desalentador, sobre todo si se toma en cuenta el amplio intercambio de personas y productos que varios de los países de la región mantienen con el África occidental así como las claras diferencias en pronóstico y sensibilidad al tratamiento que presenta el VIH-2.Creemos que el monitoreo permanente de la diversidad del VIH en América Latina es importante y factible, pues en la actualidad se cuenta con métodos de detección para VIH-2 diseñados pensando en las necesidades económicas del tercer mundo (De Bio-Rad y otros laboratorios), y la posibilidad de co-infecciones con el VIH-1 y el VIH-2 es cada vez más factible, con las correspondientes complicaciones en evolución y tratamiento de los pacientes infectados.

 

Bibliografía:

 

1. Korber, B. et al. Timing the Ancestor of the HIV-1 Pandemic Strains. Science 288:1789-1796. 2000

 

2. Hillis, D. M. Origins of HIV. Science 288:1757-1758. 2000.

 

3. Cobo, F. et al. Introducción: El Origen de la Enfermedad en la obra Aspectos Clínicos y Microbiológicos de la Infección por VIH. Cobo F.(Editor) Ed. Alcalá, Jaén, 2002. Págs.15-19.

 

4. De Cock , K. M. Epidemiology of HIV-2 Infection. AIDS 3:S89-S95. 1989.

 

5. Jave, A. et al. Comparision of Cellular Immune Responses in HIV-1 y HIV-2 Infections. XIV International AIDS Conference July 7-12, 2002. Abstract A10083.

 

6. Hansmann, A. Mortality Rate in HIV-1 is 4-Fold Higher Than in HIV-2: Results From a Long-Term Follow-Up Study of Women in The Gambia. XIV International AIDS Conference July 7-12, 2002. Abstract C10695.

 

7. Stanczuk, G.A. et al. Dual HIV-1-2 Infection in Zimbabwe: Clinical, Immunological and Virological Indicators. XIV International AIDS Conference July 7-12, 2002. Abstract TuPeA 4396.

 

8. Brandin, E. Antiretroviral Resistance in Swedish HIV-2 Patients. XIV International AIDS Conference July 7-12, 2002. Abstract WePeB5979.

 

9. Tápia, N. et al. A Bacteriophage Lambda-based Genetic Screening System for the Characterization of the Activity and Phenotype of HIV-2 Protease. XIV International AIDS Conference July 7-12, 2002. Abstract TuPeA4395.

 

10. Maniar, J. Addressing Issues of Antiretroviral Therapy (ART) in India. XIV International AIDS Conference July 7-12, 2002. Abstract MoPeB3219.

 

11. Loktev A.V., Navarro R. y Heimer R. Injection Drug Users as Sentinel Indicators for Rapid Spread of HIV/HCV/HBV Infection in Western Siberia. International Conference on Emerging Infectious Diseases, July 16-19, Atlanta, GA.

 

12. Chen,L. et al. The Investigation of HIV-2 Infection in IDUs in Yuxi District. . XIV International AIDS Conference July 7-12, 2002. Abstract TuPeA4394.

 

13. Hassan N.F., El Sharkawy, M.S., El Sayed N.M. Sattar A.A. y Arthur R.R. HIV-2 Infections: A Lesson in Diagnostic test selection in Egypt. Eastern Mediterranean Health Journal 2(1): 90-98. 1996.

 

14. Klavs I., Kristancic, L., Poljak, M. et al. HIV Prevalence Monitoring among Injecting Drug Users, Men Who Have Sex with Men, STD Patients and Pregnant Women in Slovenia. XIII International AIDS Conference, Durban, South Africa, 7/9-14, Poster MoPeC2433.

 

15. Poveda, et al. Epidemiology of HIV-2 Infection in Spain. XIV International AIDS Conference July 7-12, 2002. Abstract ThPeC7601.

 

16. Padua, E. et al. Molecular Characterization of The Nef Region from HIV-2 Infected Individuals Living in Portugal. XIV International AIDS Conference July 7-12, 2002. Abstract TuPeC4792.

 

17. Maniar, J.K Addressing Issues of Antiretroviral Therapy (ART) in India. XIV International AIDS Conference July 7-12, 2002. Abstract MoPeB3219.

 

18. Mendoça J.S., Kallas E.G., Caruso S.C. et al. First Identification of Human Immunodeficiency Virus Type 2 (HIV-2) Transmission in Brazil. XIV International AIDS Conference, Barcelona, July 7-12, 2002. Abstract TuPeC4775.

 

19. Mansuy, J. M. L. et al. Seroprevalence of Retroviral Infections among Pregnant Women in Martinique (French West Indies) Am. J. Trop. Med. Hyg. 61(4):598-599.1999.

 

20. Beltran López, J. F. Situación del VIH/SIDA en el Salvador: Junio 1999. Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social. Disponible en www.census.gov/ipc/www/hivt3src.html source B0410

 

21. Berriolo, R. Programa Nacional de Control de ETS/SIDA. PAHO/WHO HIV Surveillance: May 19, 1997; August 4, 1997; November 20, 1997 y March 3, 1998.

 

 

AVISO DE PRIVACIDAD

 

Atendiendo  lo establecido en la Ley de Protección de Datos Personales  la Asociación  PROFIN VIH  A.C. hace del conocimiento de sus lectores que todos los datos publicados en esta página Web en ningún momento afectan la privacidad  de ninguna persona en contacto con la Asociación  PROFIN VIH, dado que únicamente se publican las conclusiones emanadas de las investigaciones, estudios y análisis surgidos a nivel poblacional o colectivo  para beneficio de otras muchas personas . Cualquier cita de algún caso se realiza tomando en cuenta solo los datos sobresalientes, sin personalizar y con el único fin de que, empleando datos reales, se llegue a conclusiones generales. En PROFIN VIH A.C. Los datos de cada persona son estrictamente confidenciales y nadie ajeno a PROFIN VIH  - a reserva que el propio titular lo autorice por escrito y con base  en la normatividad establecida por el IFAI  -  tiene posibilidad de consultar ningún documento relacionado con la salud o cualquier patología de la persona atendida. 

 Se publica este aviso de acuerdo a lo establecido por el IFAI en lo referente a “Aviso de Privacidad” para cualquier empresa, institución o publicación. 2018.

 

Teléfonos 55 55276205 / 55 53993671   email: profinvih@prodigy.net.mx