¿!CUÁNTO ME QUEDA DE VIDA ¡?

 
MI MEDICO DICE QUE ESTOY en fase terminal
(Estadio lll o tercera etapa de SIDA)

 

 

 

En el año 1987 cuando el SIDA era realmente un problema de salud que asolaba

diversas partes del mundo y ante el cual ningún tratamiento - disponible en ese momento - podía cambiar su rumbo, de manera consistente, los Centros de Enfermedades Infecciosas de Atlanta (Centers for Disease Control C.D.C) así como otros grupos asistenciales emitieron diversas clasificaciones en relación a la Infección VIH, algunas con fines epidemiológicos y otras con fines clínicos.

 

Los CDC influyeron de manera importante para que la clasificación emitida en 1987 y su última revisión en 1993 fuera la más conocida y aceptada y tanto, que hasta la fecha resulta ser la frecuentemente empleada a nivel mundial.

 

Dicha clasificación incluyó la parte asintomática de la infección VIH/SIDA lo cual planteó un cambio importante, superando la limitación que hasta entonces existía en cuanto a abordar básicamente la etapa SIDA propiamente dicha, planteando desde entonces, todo el espectro de la infección VIH, clasificando el avance de la misma en función de un indicador: los linfocitos CD4 o la población de linfocitos colaboradores denominados CD4 elementos esenciales en la inmunidad celular.

 

En los primeros 10 años de la epidemia, se propusieron diversos sistemas de clasificación, como el del CDC/OMS de 1986 revisado en 1987 y basado en las manifestaciones clínicas de la infección por VIH; o bien la clasificación del Instituto Walter Reed de Estados Unidos además de las clasificaciones de Bangui y Caracas y la de la OMS de 1990.

 

En 1990, la OMS retomó lo hecho por el CDC y propuso a nivel mundial un nuevo sistema de clasificación basado en datos clínicos y de laboratorio que agrupó a las personas VIH en 4 estadios según categorías de pronóstico clínico y escala de desempeño. Los estadios se subdividieron en 3 categorías de laboratorio (A,B, y C) y en relación al nivel de células CD4+

 

Posteriormente en 1993 los CDC propusieron un nuevo sistema que incluyó como casos de SIDA desde entonces, a todos los pacientes con niveles de células CD4+ inferiores a 200/mm 3 (A 3 B3 C3) aunque no tuvieran manifestaciones clínicas indicadoras de SIDA. Considerando que el muy bajo nivel de CD4 lo justificaba porque planteaba respuestas generalmente anormales. Por lo tanto el SIDA incluyó desde entonces no solo a todos los ubicados en la columna C de la Clasificación y los cuales habitualmente presentan una serie de signos y síntomas clásicos de SIDA , sino además a todos los ubicados en el renglón III lo cual favoreció el uso común del término estadio III ( fuera para el tercer renglón o la tercera columna )

 

Por lo tanto cuando los médicos empleamos el término 3er estadio o fase Terminal el paciente debe ubicarse en este cuadro porque aquí tiene su base el uso de esos términos y todo lo que está en color naranja indicaría SIDA, FASE “C” O TERCER ESTADIO y desafortunadamente para varios profesionales ello los lleva a concluir que el enfermo está en etapa final dado que según el CDC el cuadro no admitía reversibilidad, es decir la flecha sólo iba en un sentido y el paciente sólo avanzaba, pero no retrocedía y ello era lógico en 1993, pero desde luego es del todo inapropiado para el 2012.

 

 

Dra Ma de la Paz Mireles Vieyra

IBB Raul Martpín Cruz M.

email: profinvih@prodigy.net.mx

Por lo tanto es necesario REFLEXIONAR que esta clasificación se emitió en el año 1993, dos años antes de que los antiretrovirales denominados inhibidores de proteasa surgieran y los cuales fueron los antiretrovirales que, unidos a otros grupos, dieron un cambio absoluto en la evolución del paciente VIH/SIDA, transformando la infección VIH en un proceso crónico con opciones de recuperación tangible y demostrable.

 

Por lo tanto esta clasificación tiene varias limitaciones y desde luego muchos aciertos, y uno puede con razón preguntarse ¿por qué entonces no ha surgido una nueva clasificación? La respuesta sería en parte, por la evidente complejidad que el VIH tiene, ya que a pesar de los avances logrados a nivel terapéutico, el entendimiento cabal sobre la patogenia y evolución del virus no se ha logrado del todo y aún cuando el curso clínico de la enfermedad se ha logrado alterar, la historia natural de la misma no ha permitido avances más contundentes hasta no lograrse la curación de la misma.

 

Como consecuencia de lo anterior, cuando el paciente llega por primera vez, muchas veces lo hace en condiciones de gran deterioro inmunológico, tanto que podemos ubicarlo de acuerdo a la clasificación en la columna C y en el renglón III pero una vez que mejora y tiene no ya 100, o 50 o hasta 0 CD4 sino poco a poco más y más células, hasta superar las 200, entonces lo esperado sería que lo ubicáramos en el renglón 2, columnas A o B, más aún si el paciente ha dejado de tener síntomas y signos particulares o indicativos de SIDA.

 

El esquema emitido por el CDC no admite la reversibilidad, pero el paciente no puede ajustarse a un esquema, por el contrario este último debe expresar con claridad el curso clínico que el enfermo tiene y resulta demostrable en todas partes del mundo que pacientes con 100, 50 y hasta 0 cd4 logran, en lapsos relativamente cortos (de meses) superar la etapa crítica de la enfermedad y mejorar su sistema inmune, una vez que las enfermedades oportunistas se han controlado, el estado general del paciente mejora y la administración de los antivirales no se hace de modo que sea devastadora.

 

Por lo tanto en el 2011 puede afirmarse sin ninguna opción de duda que el proceso que el paciente con SIDA presenta es REVERSIBLE y que puede superar, en un altísimo porcentaje (mas del 96%), el severo cuadro orgánico e inmunológico mediante la terapéutica disponible, en donde los antiretrovirales son esenciales y salvadores, pero claro los mismos no pueden actuar aisladamente, necesitan de la correcta prescripción y diagnóstico además de la voluntad de la persona para mejorar, su apego a las indicaciones médicas, su deseo de vivir, de disminuir riesgos y desde luego del apoyo familiar. Cuando ello se conjunta, la vida es el resultado esperado y el término “etapa final “ queda supeditado a una clasificación que deberá ser actualizada y reflejar en ella los adelantos logrados no solo a nivel de letras y números sino básicamente de los resultados logrados en las personas que se reincorporan a la vida activa, laboral, anímica y personal. Algún día esperamos sea en pocos años – la medicina logrará que el proceso que hoy es reversible pero condicionado, porque igualmente puede presentarse una recaída si las recomendaciones no se cumplen, mañana tenga una flecha en sentido opuesto es decir no sólo en dirección al avance sino a la curación.

 

BIBLIOGRAFIA

 

CDC. Classification System for human T lymphotropic virus type III/lymphadenopathy-associated virus infection. MMWR 1986; 35: 334-339.

 

CDC. Revision of the CDC surveillance case definition for acquired immunodeficiency syndrome. MMWR 1987; 36:1-15S.

 

Redfield RR, Wright DC, Tramont EC. The Walter Reed staging classification for HTLV-III/LAV infection. N. Engl. J. Med. 1986; 314:131-132.

 

WHO. Acquired immunodeficiency syndrome (AIDS) Workshop on AIDS in Central Africa, Bangui 22-25

October 1985. Wkly. Epidemiol. Rec. 1986; 44:342.

 

PAHO. Working group on AIDS case definition. Epidemiol Bull 1990; 10:9-11; Weniger BG, Zacarías E. The working group on AIDS case definition. The new Caracas AIDS definition: a practical case surveillance tool developed for use in advanced developing countries.

 

Abstract WC96. VI International Conference on AIDS. Florencia, 1991.

Mahe, C; Mayanja, B; Whitworth, JA (1990). “Interim proposal for a WHO Staging System for HIV infection and Disease.”. Wkly. Epidemiol. Rec. 65(29): 221–224.

 

CDC. “1993 revised classification system for HIV infection and expanded surveillance case definition for AIDS among adolescents and adults.” MMWR Recom. Rep. 1992; 41(RR-17):1-19.

 

 

Puede escribirnos directamente en: profinvih@prodigy.net.mx

AVISO DE PRIVACIDAD

 

Atendiendo  lo establecido en la Ley de Protección de Datos Personales  la Asociación  PROFIN VIH  A.C. hace del conocimiento de sus lectores que todos los datos publicados en esta página Web en ningún momento afectan la privacidad  de ninguna persona en contacto con la Asociación  PROFIN VIH, dado que únicamente se publican las conclusiones emanadas de las investigaciones, estudios y análisis surgidos a nivel poblacional o colectivo  para beneficio de otras muchas personas . Cualquier cita de algún caso se realiza tomando en cuenta solo los datos sobresalientes, sin personalizar y con el único fin de que, empleando datos reales, se llegue a conclusiones generales. En PROFIN VIH A.C. Los datos de cada persona son estrictamente confidenciales y nadie ajeno a PROFIN VIH  - a reserva que el propio titular lo autorice por escrito y con base  en la normatividad establecida por el IFAI  -  tiene posibilidad de consultar ningún documento relacionado con la salud o cualquier patología de la persona atendida. 

 Se publica este aviso de acuerdo a lo establecido por el IFAI en lo referente a “Aviso de Privacidad” para cualquier empresa, institución o publicación. 2018.

 

Teléfonos 55 55276205 / 55 53993671   email: profinvih@prodigy.net.mx