¿ES POSIBLE QUE EL TRATAMIENTO  CONTRA EL VIRUS VIH, ME PROVOQUE UN CAMBIO EN MI APETITO SEXUAL?

Aunque existen algunos estudios que reportan alteraciones de la libido cuando una persona se encuentra bajo tratamiento antiretroviral1, hasta donde se sabe la más importante causa de alguna disminución del apetito sexual cuando se inicia el tratamiento anti retroviral es la relacionada con factores  anímicos, particularmente con la depresión y la angustia que llega a sufrir una persona que recibe el diagnóstico de positividad a la infección VIH, sobre todo si esto ocurre de manera inesperada –como es común en el caso de mujeres contagiadas por hombres que practican la bisexualidad oculta-.  En casos en los cuales el tratamiento ya tiene tiempo es posible que algún otro padecimiento concurrente pudiera hacerse presente pero lo más común es que también el aspecto psicológico pudiera estar influyendo y favorecer en algunas personas sentimientos de auto culpa, o bien depresión, o insatisfacción con su vida actual, u otro motivo no  claro para quien lo padece. 

Por lo tanto, lo que resulta esencial  durante el tratamiento es contar  de manera paralela con un apoyo psicológico, ( no psiquiátrico)  que permita al paciente  resolver los diversos tipos de conflictos que la infección VIH tiende a generar en la mente humana. Y sobre todo, no solamente  abordar el salir de la crisis inicial, como en muchos centros se acostumbra hacer en cuanto  la atención psicológica, sino sobre todo revisar con el enfermo todo aquello que haya podido ser importante durante su infancia y juventud  en cuanto a experiencias relacionadas con  maltrato emocional o físico, abandono, soledad, rechazo o abuso.

 

Generalmente el paciente una vez superada la etapa inicial lo que más daño le produce  emocionalmente, son situaciones ligadas a la familia y al medio social donde se desarrolla y las cuales casi siempre quedan relegadas considerándose que la terapéutica es lo UNICO importante, cuando no es así.

 

 

1. Int J STD AIDS 2004; 15: 234–237 y JAIDS 2002; 30:187-190.

¿Tiene dudas?, Escribanos ahora

¡Bien! Mensaje recibido

En su celular haga click en el botón y llámenos ahora mismo.