ARTÍCULO DEL MES PROFIN 
La carencia de protección infantil y sus consecuencias en la vida adulta.

Dra. Ma. de la Paz Mireles Vieyra.  profinvih@prodigy.net.mx

Los testimonios.

" Miguel: Nunca conocí a mi padre, cuando nací, mi madre tenía ya dos hijos de padres diferentes, fue una mujer muy pobre que huyó de su hogar y trabajó desde pequeña; para mantenernos nos dejaba encargados con vecinos o con amistades mientras ella laboraba. Mi vida fue muy triste de niño, uno de mis medios hermanos era violento y me golpeaba, me drogué desde los 8 años ".

 

" Sebastián: Mis padres trabajaban y nos daban todo lo que requeríamos pero siempre nos quedábamos mis hermanas y yo con las domésticas que eran las que nos cuidaban, otros amiguitos vecinos cercanos llegaban a la casa en iguales condiciones, ellos más nosotros nos reuníamos y nos tocábamos los genitales; el chofer me violó y las personas que trabajaban en la casa nos tocaban sexualmente... una de mis hermanas es alcohólica y yo también lo fui. "

Los niños, sean mujeres u hombres, requieren dos elementos esenciales para su crecimiento emocional y físico: AMOR Y PROTECCIÓN. En ese orden, porque la protección puede existir pero sin amor se convierte solamente en restricción: no hagas esto, no hagas aquello, etc.

El amor lo que persigue es proteger al ser que se ama y brindarle al mismo o la misma lo mejor para su vida, su salud y su integridad, tanto para su presente como para su futuro. Ello lleva a superar aún las carencias, porque antepone ese ser a todo.

Teóricamente, por lo menos, eso implica el concepto del amor /protección, independientemente de que la fórmula no tiene un solo sentido sino miles, porque cada quien puede tener un concepto diferente del amor.

Pero además en la práctica esta mancuerna se complica todavía más porque los que hoy son padres, ayer fueron niños y conforme fueron criados, así incorporarán en su vida una serie de experiencias positivas y negativas que influirán en sus conductas, cuando los nuevos niños y niñas lleguen .

Es cierto que no hablamos de respuestas conductuales ineludibles, ya que la conducta depende de múltiples factores y ciertos patrones experimentados pueden no repetirse, pero desafortunadamente esto parece ser lo menos frecuente.

La protección infantil difiere en niños y niñas, porque en el primer caso el padre representa un elemento fundamental para el niño, ya que no solo es el progenitor que el niño admira y ama (no importando si el padre tiene o no características que lo hagan digno de tales sentimientos ); para el niño basta que sea su padre para representar al "mejor", - un hombre como él, solo que "en grandote", - y al cual le gustaría parecerse porque finalmente es él quien impone las normas, las reglas y los gustos dentro del hogar; por lo tanto, sentirse aceptado por él implica la demostración frente a todos, de la propia valía e importancia; mientras que, ser rechazado por él, implica la desgracia, la tristeza, la ne gación, la depresión y la convicción frente a sí mismo de que él, podría no ser una figura masculina valiosa y deseada o importante para ese ser admirable.

PADRES AGRESIVOS Y DESTRUCTORES

No importa cuán amado se sea por la madre o las tías o los familiares masculinos, el padre representa en nuestras sociedades, el centro del poder y la imágen máxima de masculinidad para el niño. Más aún, carecer de padre parecería mermar la capacidad de competir en la contienda social, obligando a afrontar la misma fingiendo la autosuficiencia y aparentando que puede compensarse la falta del amor paterno con otros elementos y valores, sin embargo en muchos casos el menor intentará subsanar esa deficiencia muchas veces desde pequeño acercándose o sintiendo atracción por otras figuras masculinas qué, sin embargo, no podrán generar lo que el niño espera de la primera: un tipo muy particular de amor y protección, el amor paterno que en nada tiene que ver con el amor erótico y mucho menos sexual.

En la niña, el padre debería representar igualmente protección para ella, porque para la niña como para el niño , el padre significa un ser anhelado al cual se desea agradar y ser elegida por él, sin embargo la historia nos plantea que muchas veces este sueño infantil se torna en pesadilla, ya que el padre representa mundialmente, la figura mas violadora de todas y por lo tanto la que menos protección brinda a las niñas; no sólo por su conducta muchas veces incestuosa, sino porque es el primero que en lugar de proteger y amar a su hija facilita su devaluación al marginarla de casi todo lo valioso; en primer lugar, de su aprecio ("¡espero que mi hijo sea niño!"), en segundo lugar de su capacidad, negándole casi todas las cualidades, a excepción de las estéticas y en tercero, por deteriorar constantemente su autoimagen a costa de burlas, faltas de respeto, groserías, omisiones y muchas veces golpes y violencia.

Millones de niños crecen en esta situación de abandono que genera rencor y odio.

Por lo tanto, parecería ser que a nivel mundial, la figura que debería brindar protección a la menor de edad desde el momento del nacimiento es la que primero vulnera su protección, lo cual refleja de una u otra manera el poco aprecio que realmente siente hacia la misma, independientemente de que el dicho popular remarque: "como no la va a amar si es mujer como la madre" etc.

Ante ello se rebela una realidad en donde en millones de familias la madre representa la mujer que diariamente es vilipendiada por el padre, humillada, ofendida y violentada. Ante esta situación que padecen millones de niños, a pesar de los sentimientos que les generaron los episodios vividos de pequeños dentro de los cuales  el rencor ocupa un lugar importante o aún la intervención contra el padre golpeador o maltratador, esos niños ya de adultos, continuarán muchas veces, el mismo camino violento en cuanto el maltrato a la mujer y no el del respeto a la misma, empezando por la compañera y después las hijas. Difícilmente este tipo de perfiles familiares cambian, pueden modificarse y no ser ya golpes físicos directos sino ofensas o devaluaciones, pero la mujer seguirá siendo el blanco del ataque.

Desde luego que este tipo de situaciones no resultan inevitables; que la cultura y la educación enseñan a valorar a cada persona y figura no sólo por lo que es sino por lo que genera y construye, pero, desafortunadamente, esos elementos no son comunes a la mayor parte de la población.

 

En la protección de los pequeños la madre juega también desde luego un papel preponderante, sin embargo cuando esa figura materna por diversos motivos tampoco cubre ese requisito de amor /protección, el desquiciamiento puede ser grave para el presente y sobre todo para el futuro del niño o la niña porque, como sucede en el caso del padre, la madre original será la que ellos necesitan, aman y esperan, independientemente de que otra figura materna la substituya como sucede con la abuela materna que muchas veces por diferentes razones ocupa el lugar de la madre biológica, pero que, en realidad, en el sentir del niño o la niña difícilmente desplaza a la figura original.

En algunos casos, si la madre - como ocurre en nuestros días cada vez con mayor frecuencia - abusa del alcohol, relacionado ello casi siempre con lo vivido por la misma cuando era pequeña y lo cual pudo no haber superado, su conducta actual dejará mucho que desear con respecto a la protección de sus hijos e hijas; porque además puede ser maltratadora verbal, física y/o emocional, y todo ello devastar más todavía la autoimagen empobrecida ya de por sí, de sus hijos, los cuales pueden culparse en relación a situaciones familiares diversas,  sintiéndose involucrados en papeles  que en realidad la mayoría de las veces no les corresponden ni generaron, pero que finalmente los arrastran. . 

Por otro lado, la madre puede también -por su propia devaluación como persona- no proteger a la hija de la agresión paterna ( a veces por la propia parálisis que la misma tiene ante un hecho que le recuerda su propia violación o abuso sexual de niña ), lo cual puede dañar aún más la autovaloración de la hija, dado qué, por un lado, estará el abuso del padre y por otro la falta de protección generada por la madre ante una situación que demandaría de la misma una conducta defensiva e intervencionista, necesaria e inmediata.

Ante ello la consecuencia en la conducta femenina de esa menor ya adulta, puede ser múltiple y con graves repercusiones.

Cuando uno como médico atiende pacientes adultos, casi siempre tiende a poner en práctica los conocimientos de la medicina interna, buscando la patología de un órgano dado, identificando qué sistema enzimático o intermediario químico fue alterado, lo cual desde luego es lo que la medicina debe buscar y solucionar, pero no basta con ello; ser médico implica sobre todo atender personas, seres humanos con historias presentes y pasadas, con experiencias diversas; cada una de las cuales deja huellas a veces realmente demoledoras en quien las padece y lo cual genera casi siempre conductas lesivas, trátese de adicciones por tabaco, comida, alcohol, droga, sexo, amores tóxicos, etc. o bien trastornos diversos como depresión, histerias conversivas, etc

 

La infección VIH  es  un padecimiento que particularmente demanda el tener presente  estos y otros aspectos,  para  lograr el entendimiento integral de quien la padece.

.

AVISO DE PRIVACIDAD

 

Atendiendo  lo establecido en la Ley de Protección de Datos Personales  la Asociación  PROFIN VIH  A.C. hace del conocimiento de sus lectores que todos los datos publicados en esta página Web en ningún momento afectan la privacidad  de ninguna persona en contacto con la Asociación  PROFIN VIH, dado que únicamente se publican las conclusiones emanadas de las investigaciones, estudios y análisis surgidos a nivel poblacional o colectivo  para beneficio de otras muchas personas . Cualquier cita de algún caso se realiza tomando en cuenta solo los datos sobresalientes, sin personalizar y con el único fin de que, empleando datos reales, se llegue a conclusiones generales. En PROFIN VIH A.C. Los datos de cada persona son estrictamente confidenciales y nadie ajeno a PROFIN VIH  - a reserva que el propio titular lo autorice por escrito y con base  en la normatividad establecida por el IFAI  -  tiene posibilidad de consultar ningún documento relacionado con la salud o cualquier patología de la persona atendida. 

 Se publica este aviso de acuerdo a lo establecido por el IFAI en lo referente a “Aviso de Privacidad” para cualquier empresa, institución o publicación. 2018.

 

Teléfonos 55 55276205 / 55 53993671   email: profinvih@prodigy.net.mx